El Correo
Alavés

DEPORTIVO ALAVÉS

Mendizorroza se prepara para reventar

Imagen panorámica de Mendizorroza, que mañana podría llenarse en la jornada en la que el Alavés intentará certificar su retorno a Primera División.
Imagen panorámica de Mendizorroza, que mañana podría llenarse en la jornada en la que el Alavés intentará certificar su retorno a Primera División. / Igor Aizpuru
  • Quedan entradas de Principal y hasta se ponen a la venta al público las del fondo de seguridad

Mendizorroza se prepara para reventar mañana en el día en que el Alavés puede convertirse en nuevo equipo de Primera División. El angustioso y determinante triunfo conseguido en Lasesarre ante el Bilbao Athletic y la opción matemática de volver a la elite diez años después han disparado la demanda de entradas para el choque ante el Numancia. Mendizorroza apunta al lleno. El club anunció en la mañana de ayer que solo quedaban localidades en la tribuna Principal, aunque después también puso a la venta el fondo de seguridad -habitualmente reservado para la afición visitante- tras recibir el visto bueno de la Liga de Fútbol Profesional (LFP). 19.840 espectadores, el aforo oficial del estadio del paseo de Cervantes, es el objetivo para una noche mágica.

La última vez que se colgó el cartel de ‘No hay billetes’ en Mendizorroza fue hace casi cuatro años. Con el equipo entonces de Natxo González y en la eliminatoria de Copa que enfrentó a los albiazules frente al Barcelona (0-3). El 30 de octubre de 2012. No se ha vuelto a repetir, ni siquiera en el encuentro que devolvió al conjunto a Segunda División el 1 de junio de 2013. En aquella ocasión, pese al espectacular ambiente, fueron 18.049 espectadores los que presenciaron el 1-0 con tanto de Viguera de penalti ante el Jaén que concedió el retorno a la ‘división de plata’. La que ahora aspira a dejar atrás el conjunto vitoriano después de solo tres temporadas.

Las cuentas, claras

La venta de localidades continuará durante la jornada de hoy, en la tienda de General Álava y también a través de la web del club. Si quedan entradas, se podrán comprar en las taquillas desde una hora y media antes del partido. Para presenciar un choque donde el plantel de Bordalás alcanzará la Primera División si vence al Numancia, aunque también existe otras opciones. Repetir el resultado del Nástic, que juega en Lugo y se encuentra a cuatro puntos, sirve en cualquier caso para los intereses albiazules. Es decir, una derrota catalana colocaría directamente a los vitorianos en la máxima categoría y también un empate si el Alavés iguala su encuentro.

La otra vía en caso de que no gane, la del Leganés, parece más complicada. En esa situación solo valdría el empate albiazul unido a una derrota de los madrileños en casa ante el Llagostera. Algo que se antoja poco probable, pese a que los gerundenses apurarán sus opciones de permanencia.

Todo ello en el contexto de un Alavés que con el triunfo en Lasesarre igualó su mejor racha de la temporada con cuatro triunfos consecutivos: Valladolid (2-1), Alcorcón (0-1), Ponferradina (2-0) y Bilbao Athletic (2-3). Doce puntos encadenados que le han servido para llegar a la cita de mañana sin depender de nadie para lograr el ascenso directo pese a las victorias también de Nástic y Leganés. La escuadra de Butarque, que sigue por delante de los catalanes, también tiene en la mano el ascenso, aunque deberá imponerse a Llagostera y Mirandés en las jornadas decisivas si no quiere mirar hacia otros campos. Entre otros, al Nou Estadi, donde el Nástic y el Alavés se medirán el sábado. Si el equipo vitoriano cumple antes, será con una plantilla pensando ya en las vacaciones.

Por ahora, tras el triunfo frente al Bilbao Athletic, la escuadra de Bordalás acumula ya 25 jornadas consecutivas en puestos de ascenso, diez de ellas en el liderato, que recuperó recientemente en el choque ante la Ponferradina. Un Alavés que también tiene números redondos en otras estadísticas, las que le pueden llevar al ascenso. El conjunto vitoriano ha elevado a 20 el número de victorias -diez en casa y otras tantas fuera- además de mantener su portería a cero también en veinte de las 40 jornadas disputadas.

Después de recibir un solo tanto en cinco jornadas, el equipo albiazul encajó dos en Lasesarre, pero ni siquiera eso pudo con él, que sufrió dos penaltis y dos expulsiones. Curiosamente el colegiado que protagonizó una pésima tarea será el encargado mañana de dirigir el duelo entre Lugo y Nástic.