El Correo
Alavés

Deportivo Alavés

En Alcorcón, casi como en casa

Femenía, Mora y Guichón, los tres futbolistas del Alavés que la pasada campaña militaron en el Alcorcón.
Femenía, Mora y Guichón, los tres futbolistas del Alavés que la pasada campaña militaron en el Alcorcón. / Blanca Castillo
  • Nueve integrantes del Alavés regresan esta jornada al campo donde algunos dejaron una huella profunda. Además del cuerpo técnico albiazul, Mora, Femenía y Guichón realizaron el cambio de equipo el pasado verano

Aunque resulta evidente que a cinco jornadas para el final y en la cerrada pelea por el ascenso quedará poco tiempo para el sentimentalismo, el Alavés se presentará el domingo en Alcorcón con nada menos que nueve exjugadores o extécnicos del conjunto alfarero en sus filas. Santo Domingo, casi como en casa, podría titularse un partido donde José Bordalás, Sergio Mora, Kiko Femenía y Facundo Guichón regresarán por primera vez al campo que les acogió hasta la pasada temporada. No será, en definitiva, por no conocer las características de un estadio peculiar, donde la disputa resulta innegociable si se quiere salir vivo.

Para Juli, Laguardia o Dani Pacheco, los recuerdos son algo más lejanos, pero también intensos. El mediapunta alicantino, protagonista en el último choque ante el Valladolid, y el central aragonés ya recibieron un reconocimiento por parte del público madrileño la pasada campaña, cuando el Alavés se impuso con fortuna con un tanto de Jiri Jarosik (0-1). Curiosamente, allí el conjunto albiazul rompió una racha de casi cinco meses sin ganar fuera de casa para engancharse a la pelea por el ‘play off’. Ahora se presentará en la segunda posición, tras la balsámica victoria ante el Valladolid, y como el mejor visitante de la categoría.

Para Sergio Mora la tarde en Santo Domingo resultará probablemente emotiva. El futbolista albiazul dejó en el Alcorcón buena parte de sus mejores años de fútbol para encadenar seis temporadas consecutivas en el club del sur de Madrid. Desde el ‘Alcorconazo’ en la Segunda División B con la eliminación del Real Madrid en la Copa (4-0), hasta el ascenso al fútbol profesional para rozar después la máxima categoría en dos ‘play off’ sin éxito.

Mora, 180 partidos y capitán

Nada menos que 180 partidos oficiales con la escuadra amarilla. Una lesión de dejó casi en blanco durante el pasado ejercicio y Bordalás aprovechó en verano la ocasión para enrolarlo en el Alavés. Con 36 años, su regularidad y oficio ha sido uno de los eslabones importantes en el colectivo albiazul. La amenaza de sanción por tarjetas se cernía la pasada semana sobre su retorno a Santo Domingo, pero el centrocampista salió indemne del choque ante el Valladolid. Mora, capitán del Alcorcón hasta hace unos meses, podrá volver a pisar el césped madrileño y, además, lo hará en un choque decisivo para ambos conjuntos.

Si Mora y también Juli, pese a que solo disputó dos temporadas (14 goles), han dejado una huella profunda en la afición del Alcorcón, a otros ahora alavesistas la experiencia en Santo Domingo les sirvió para asomarse al fútbol profesional o dar un impulso a sus carreras. Es el caso de Kiko Femenía, al que Bordalás reclutó la pasada campaña para volver a colocarlo en el escaparate. También un nuevo inicio fue para Víctor Laguardia que, cedido por el Zaragoza, se fajó en la Segunda División. El central alavesista siempre recuerda aquella temporada como una de las claves en su carrera.

También pasos fugaces

También fugaces fueron los pasos de Dani Pacheco y Guichón por Santo Domingo. Ambos una sola temporada donde acumularon muchos minutos para tomar después diferentes senderos. Mientras el malagueño, tras su ascenso de la pasada campaña con el Betis, es una de las piezas importantes del Alavés, el uruguayo ha perdido protagonismo en Vitoria en una campaña donde solo disputó minutos de forma regular en el arranque.

Todos conocen, en cualquier caso, las dificultades de visitar un estadio donde el Alcorcón ha logrado 36 de los 55 puntos que suma en la clasificación. Santo Domingo exigirá esfuerzo y concentración en un campo donde el ritmo de los partidos suele resultar frenético.