El Correo
Alavés

DEPORTIVO ALAVÉS

Agónica reacción del Alavés

fotogalería

Gaizka Toquero, en pleno ataque vitoriano. / RAFA GUTIÉRREZ

  • El cuadro albiazul se impone con un gol de Llamas a cinco minutos para el final y mantiene la segunda plaza

El Alavés ha vivido una mañana agónica para cortar su mala dinámica y, con una victoria fraguada a cinco minutos del final con el gol de Sergio Llamas, mantener la segunda plaza en la clasificación. En una jornada de muchos nervios, la escuadra albiazul ha visto cómo el Valladolid igualaba el tanto inicial de Barreiro y ha sufrido como nunca. Fernando Pacheco, otra vez salvador, ha evitado el 1-2 en la acción anterior al gol definitivo. El equipo albiazul, por vigesimo segunda jornada consecutiva, sigue en puestos de ascenso.

El duelo había arrancado con novedades en la alineación albiazul. Carpio de nuevo en el lateral derecho y, esta vez, sin trivote en el centro del campo tras caerse del once Bernardello. En ataque, Bordalás ha vuelto al equipo más clásico de la temporada, con Femenía y Pacheco en las alas y Juli y Toquero en la punta de ataque. Ante un Valladolid donde Leao y Borja han vuelto al equipo tras su sanción y Alberto, que ha regresado a Mendizorroza, se ha decantado por tres mediocentros.

Un choque donde el Alavés ha aplicado la medicina habitual, una presión intensa sobre el adversario y verticalidad en las opciones ofensivas que aparecían de forma esporádica. Pero el gol no llegaba. Ni tras una buena acción de Femenía que nadie ha rematado ni tras otra posibilidad de Juli ni en la más clara, donde Toquero, con todo a favor, ha enviado el balón alto. El Valladolid apenas amenazaba en algunos contragolpes, pero el conjunto vitoriano tampoco encontraba el remate definitivo. En unos minutos de gran intensidad y repetidas llegadas. El portero Kepa se ha erigido en el mejor visitante, tras despejar de nuevo buenas oportunidades de Juli y Toquero

Adversario blando

Tras el descanso al equipo albiazul le ha costado ante un adversario blando en casi todas sus líneas, pero con pólvora en el ataque. Bordalás ha tirado de Barreiro para apretar y el gallego, tras un gran pase de Juli, de los mejores en el equipo albiazul, ha hecho la diferencia. Pero en apenas tres minutos el Valladolid ha igualado en una acción de fortuna. Un doble rechace que acabado en las botas de Roger para establecer la igualada.

El mazazo ha sido brutal para el Alavés y para un Mendizorroza con casi 12.000 aficionados entregados a su equipo. Sergio Llamas y Abalo han entrado al campo como último recurso, pero las fuerzas eran las justas y el Valladolid amenazaba en este tramo final. Pero esta vez, una jugada aislada entre Abalo, Juli y Sergio Llamas, que ha conectado un gran cabezazo en carrera, ha servido para romper la racha de cuatro partidos sin ganar y de cinco empates consecutivos en Vitoria. Restan cinco jornadas para el final del campeonato y el Alavés se mantiene como firme canditado para el ascenso.

Directo