El Correo
Alavés

La plantilla y el cuerpo técnico del Alavés se repartirán dos millones en caso de ascenso

La plantilla albiazul, en un entrenamiento.
La plantilla albiazul, en un entrenamiento. / ROBERTO ARNAIZ
  • El club y los jugadores albiazules pactaron la durante la pasada semana las primas por un hipotético regreso a la Primera División

El Alavés ha dejado zanjada una de las cuestiones que siempre emerge cuando se presenta un tramo final de la competición con opciones de ascenso. Las primas por lograr el éxito. Según ha podido confirmar este periódico, la plantilla albiazul y el cuerpo técnico se repartirán alrededor de dos millones de euros si el conjunto vitoriano consigue dar el salto a la Primera División en estas siete jornadas finales, donde el equipo de Bordalás parte con tres puntos de ventaja sobre la tercera posición.

Las negociaciones entre el club y los futbolistas para concretar estas gratificaciones concluyeron con acuerdo durante los últimos días de la pasada semana, poco antes del choque en Mendizorroza ante el Elche. Se trata de un aliciente extra para conseguir un objetivo que supondría, además de un año deportivo espectacular, asegurar para la entidad alavesista unos grandes ingresos económicos la próxima temporada. «Subir sería concluir prácticamente la regeneración del club», aseguró recientemente el presidente Alfonso Fernández de Trocóniz.

Los futbolistas del primer equipo han sellado un pacto por el que cada jugador se embolsará 90.000 euros si el Alavés consigue regresar a la máxima categoría después de diez años. Una cantidad que en el caso de los fichajes de invierno, Bernardello, Iñaki y Abalo, será menor, ya que se les aplicará la proporción sobre los meses que han pertenecido a la plantilla vitoriana. Con los tres futbolistas que llegaron durante los meses de diciembre y enero –donde también salió Vadocz–, el Alavés cuenta ahora con 23 integrantes a disposición de Bordalás.

Inferiores a otros equipos

El técnico también conseguirá una prima especial si el equipo consigue ascender de categoría. En estos casos, suele ser al menos el doble de lo que se establece para los jugadores. El preparador alicantino, además, como él mismo desveló la pasada semana, lograría extender su contrato por una campaña más en el caso de llevar al Alavés a la Primera División. También si en este tramo final mantiene al equipo entre los seis primeros clasificados y disputa el ‘play off’. Fueron los términos fijados en el vínculo firmado el pasado verano entre ambas partes, algo que el club también confirmó la pasada semana.

El Alavés ha concretado unas primas por ascenso inferiores a las que se han ofrecido en los últimos años en otros equipos. Entre ellos el Córdoba, que en 2014 pactó con su plantilla y cuerpo técnico casi cuatro millones de euros por el ascenso, que consiguieron consumar en el último choque del ‘play off’ ante Las Palmas. Una cifra algo inferior, alrededor de tres millones, se cerró el ejercicio pasado por los futbolistas del Betis, donde se encontraba entonces Dani Pacheco, ahora cedido en Vitoria. Algo similar a lo que ocurrió en 2013 con el Elche. En aquella oportunidad cada futbolista se embolsó 115.000 euros por el ascenso para alcanzar una cifra total cercana a los tres millones de euros.

El superávit previsto

Los alrededor de dos millones de euros que la plantilla y el cuerpo técnico alavesista recibirá en caso de ascenso es una cifra similar (2,1) al superávit previsto por la directiva albiazul para este ejercicio. En cualquier caso, si el Alavés es capaz de ascender a la Primera División resulta evidente que no existirá problema económico alguno en la entidad albiazul a partir de junio. Este ejercicio, después del acuerdo para el reparto conjunto de los derechos televisivos en el fútbol profesional, los tres conjuntos recién ascendidos a la máxima categoría (Las Palmas, Sporting y Eibar) se han llevado entre 25 y 27 millones de euros solo por este concepto. En Segunda, el Alavés recibe esta campaña alrededor de 4,5.

Es el atractivo panorama que se presenta para la entidad albiazul si el equipo concreta el ascenso en las siete últimas jornadas ligueras. Una opción que, vista la igualdad de la categoría, deberá sudarse semana tras semana.