El Correo
Alavés

fotogalería

Barreriro ha podido marcar hasta en tres ocasiones, pero Isaac Becerra ha estado muy acertado bajo los palos / Blanca Castillo

deportivo alavés

Sin remate no hay premio

  • Un buen Alavés encaja un gol en una acción aislada y pierde en Girona tras desperdiciar demasiadas ocasiones

El Alavés ha tropezado esta tarde en Girona en un choque donde ha perdonado demasiado. Después de notable arranque una acción aislada ha supuesto el tanto de Lekic y pese a las notables ocasiones posteriores, sobre todo en la segunda parte, el equipo vitoriano no ha acertado con ninguno de sus remates. Varias acciones donde ha rozado el tanto e incluso un balón que un defensor local ha sacado bajo palos tras un remate de Juli. Un paso atrás, aunque el cuadro vitoriano ha mostrado la línea habitual y ha peleado hasta el final por un empate que, cuando menos, hubiera sido lo justo en Montilivi.

El Alavés había arrancado con la novedad de Kiko Femenía, que después de dos semanas lesionado ha entrado directamente en el once inicial. Para acompañar a Juli y Barreiro en ataque y con el esperado trivote en el centro del campo con Bernardello junto a Mora y Manu García. Ante un Girona donde Pablo Machín ha realizado tres cambios, dos de ellos, la entrada de Pere Pons y Granell, para recuperar titulares en el centro del campo y, como sorpresa, Lekic en punta junto a Cristian Herrera.

Control albiazul

El equipo albiazul ha controlado el choque en un inicio trepidante, con control y llegada. Sin embargo, el acierto no apareció. Carpio rozó el tanto en un cabezazo tras un córner, Manu Barreiro topó con Becerra y tampoco llegó el tanto en una tercera jugada donde entre Laguardia y Juli no atinaron con la puerta. En apenas, doce minutos, el Alavés llegó más que en otros muchos encuentros fuera de cada. Pero esta vez hilo fino el Girona a la primera. Una acción rápida donde Pere Pons dejó clara su calidad para deshacerse de Laguardia y servir una pelota de oro a Lekic.

Un tanto que descontroló a los albiazules e hizo crecer al conjunto local, que pasó a dominar el partido, con posesiones más constantes ante un equipo vitoriano al que le costó recuperarse. Ya sin lograr apretar en campo rival y solo algunas acciones de Raúl García y Juli como amenaza. A Femenía le costaba aparecer y Manu Barreiro, pese a su brega, aparecía aislado, en desventaja con los centrales. El Girona, a la contra, volvió a amenaza con un disparo alto de Herrera.

Bordalás tiró tras el descanso de Dani Pacheco, para sentar a Carpio y reubicar a Femenía en el lateral diestro. El conjunto albiazul ha adelantado líneas para volver a apretar arriba, y ha disputado de una grandísima ocasión donde ni Manu Barreiro ni Juli han acertado con la puerta de Becerra. Tampoco el delantero gallego en otro cabezazo cercano al palo tras una falta.

El Alavés ha dominado el juego y ha movido el balón con criterio ante un rival que solo esperaba el contragolpe y al que le costaba presionar. Más bien se ha atrincherado y, al final, le ha salido bien. Ante un conjunto vitoriano donde Manu García tampoco ha atinado en un cabezazo casi desde el suelo. El conjunto albiazul lo ha intentado hasta el final con todo, ya con la entrada de David Torres y Guichón, pero la suerte no ha acompañado. Tampoco casi al final, cuando un disparo de Juli desde el borde del área lo ha sacado Becerra, tras un resbalón, junto al palo. No era la tarde de la escuadra vitoriana que, pese a todo, ha ofrecido una buena imagen. Quedan ocho partidos y el Alavés mantiene sus expectativas de ascenso.

Directo