El Correo
Alavés

Bordalás: «No nos puede tumbar nada»

Bordalás, satisfecho tras el partido ante Albacete.
Bordalás, satisfecho tras el partido ante Albacete. / JESÚS ANDRADE
  • El técnico, que recupera a Kiko Femenía, pide al equipo «ser nosotros mismos» para competir hasta el final al margen de los contratiempos

José Bordalás apeló ayer a la determinación que ha exhibido el Alavés durante toda la temporada y pidió al equipo «ser nosotros mismos» ante las nueve jornadas finales que arrancan esta tarde en Girona. Al margen de los contratiempos puntuales, el técnico alavesista incidió en la necesidad de mantener la la línea competitiva que ha llevado a la escuadra albiazul a la segunda posición, con cinco puntos de ventaja en el ascenso directo. «Ante el Tenerife entendimos que habíamos perdido dos puntos, pero no hay lugar para lamentos, somos un equipo con un talante positivo y no nos puede tumbar nada, ni un mal resultado ni nada», remarcó. Todo ello, poco antes de iniciar una expedición hacia la capital gerundense a la que, después de dos semanas en blanco por lesión, se unió Kiko Femenía. Para una jornada con múltiples enfrentamientos directos en la zona alta de la tabla que, sin duda, traerá consecuencias en la clasificación.

El preparador alavesista tiene claro que, con dos meses aún por delante, es mejor mirar hacia las propias botas que al horizonte. «No podemos pensar en ascenso ni nombrar la palabra ascenso, porque hay catorce equipos que quieren lo mismo y nos espera una lucha trepidante». Bordalás alude al vestuario albiazul a la hora de buscar la máxima concentración y no a lo que rodea al equipo. «Que haya iniciativas» –explicó sobre las actividades previstas por el club en los próximos partidos en Mendizorroza– «es bueno, eso impregna al jugador, que todo el mundo esté con una gran ilusión y sumando, apoyando, todos unidos. Al final una palabra de aliento, animar y viajar con el equipo es fundamental, eso les da a los jugadores», Un Alavés que tampoco estará solo hoy en Girona, donde se presenta oficialmente la peña Alabescát horas antes del choque y la afición albiazul volverá a arropar al equipo.

«Repetir» con el trivote

El cuadro vitoriano se presenta ante el choque de hoy con la importante baja de Gaizka Toquero, sancionado, y la opción más que probable de que con la entrada de nuevo de Manu García, el capitán forme junto a Mora y Bernardello el trivote que ya se vio en las victorias obtenidas en Córdoba y Albacete. «Es algo que está ahí y tenemos posibilidades de volver a repetir», matizó el entrenador alicantino. Un Bordalás que no escatimó elogios para un rival «que ha mejorado mucho en la segunda vuelta, con una sola derrota» y admitió que el equipo ha trabajado con el objetivo de «contrarrestar» el peculiar dibujo táctico del conjunto catalán, con tres defensas centrales muy poderosos en el juego aéreo y cinco centrocampistas. «Tienen mucha gente por delante del balón, lo interpretan bien y es además una plantilla que se reforzó muchísimo», puntualizó.

Bordalás tampoco se fía de la espectacular campaña albiazul a domicilio, es el mejor visitante con ocho victorias y 26 puntos, ni ve situaciones especiales que hayan provocado los cuatro últimos empates consecutivos en Mendizorroza. «No estamos más cómodos fuera, pero en casa nos ha faltado acierto en algunos partidos. Me acuerdo de una ocasión de Toquero contra el Zaragoza otra de Pacheco ante el Lugo y el otro día, ante el Tenerife, el gol encajado. Pero esto es la Segunda División. Todos trabajan al límite, pero a mí me gustaría jugar todos los partidos en casa y creo que los jugadores también».

Carpio y Barreiro, sí

En principio, Carpio y Barreiro, que han sufrido pequeñas molestias durante la semana, estarán en el once inicial alavesista si el técnico lo estima oportuno. El primero de ellos ha padecido «una pequeña sobrecarga» muscular de la que ha mejorado en los últimos días. «Vamos a ver cómo está, pero en principio parece que sí», explicó Bordalás. Sería para mantener la defensa habitual, con Laguardia, Pelegrín y Raúl García formando la línea de cuatro.

A priori, Juli y Manu Barreiro se antojan fijos en dos de las tres posiciones de ataque del Alavés, mientras que la otra, si no hay sorpresas, recaerá en Dani Pacheco o el recuperado Kiko Femenía. Si el segundo de ellos se ha recuperado por completo podría tener más opciones. Un futbolista con velocidad para tratar de desbordar a una zaga donde Kiko Olivas, Lejeune y Alcalá destacan más por su fortaleza física.

Una cuestión que también convierte al Girona en uno de los conjuntos más peligrosos de la Segunda División en las acciones a balón parado. Y no solo por el poderío aéreo, sino por las múltiples variantes que siempre ofrece el equipo de Pablo Machín. La pasada semana, en Lugo, un córner ensayado les valió para marcar su único tanto. Al Alavés le tocará hoy cuidar de forma especial este detalle.