El Correo
Alavés

DEPORTIVO ALAVÉS

«La ilusión que tenemos sobrepasa todo»

El jugador argentino, de 29 años, posa en el centro del campo de Ibaia después del entrenamiento de ayer.
El jugador argentino, de 29 años, posa en el centro del campo de Ibaia después del entrenamiento de ayer. / Roberto Arnaiz
  • Titular a buen nivel en los dos últimos encuentros, Hernán Bernardello podría debutar el domingo en Mendizorroza, «algo que sería muy especial»

Con el Alavés líder a falta de diez jornadas para el final del campeonato, Hernán Darío Bernardello se suma al discurso del «partido a partido», aunque no oculta que ante la oportunidad del ascenso a Primera División el cosquilleo llega hasta el vestuario. «Nos encontramos arriba y la ilusión que tenemos sobrepasa todo», admitió ayer tras el entrenamiento en Ibaia. Después de haber jugado en cuatro ocasiones a domicilio, el centrocampista argentino, titular a buen nivel en los dos últimos triunfos, podría debutar este domingo en Mendizorroza. Con la baja por sanción de Manu García, todo apunta a su continuidad en el once. «Si se da, será algo especial por jugar ante nuestra afición», destaca.

-Dos victorias consecutivas para superar la mala racha y recuperar el liderato. ¿Ha reaccionado el Alavés en el momento justo?

-Sí, porque los triunfos se hacen muy importantes ahora. Pudimos reaccionar con el Córdoba, un rival que pelea también entre los de arriba, y el segundo llegó en Albacete, un equipo que estaba muy necesitado. Manteniendo el orden pudimos sacar los dos partidos.

-Solo resta una decena de jornadas para acabar la Liga. ¿Comienzan a notar que con cuatro puntos de ventaja al tercero todo se envuelve de especial y hay una oportunidad clara de ascender?

-Bueno, yo he llegado hace poco, pero me ha tocado también jugar antes esta Liga (Almería), que es muy larga. En este final sí se nota que es especial, por las aspiraciones del equipo. Hoy nos encontramos arriba y la ilusión que tenemos sobrepasa todo, pero hay que seguir así, trabajando partido a partido y siendo humildes para enfocarnos en el camino que queremos. No pensar en otra cosa.

-El entrenador José Bordalás les acaba de recordar sobre el césped que nadie les va regalar nada, que en esta situación será necesario pelear más que nunca, ser ambiciosos... El mensaje está claro.

-Sí y está muy bien que te lo recuerden día tras día, porque eso hace que lo tengas presente en todo momento.

-Después de ganar en Albacete, llegaron muchos abrazos sobre el césped y celebraciones. De lo que no hay duda es de que, con mejores o peores partidos, van todos a una.

-Sí. En el fútbol creo que los que tienen éxito son los que primero hacen buenos grupos. Aquí, tanto al que le toca jugar más como menos sabe lo que tiene que hacer cuando entra. Sea un minuto, noventa... Todos estamos por el mismo camino y creo que eso se nota en el campo.

«Orden y equipo»

-A usted, precisamente, le ha tocado de todo desde que llegó. Grada, banquillo y ahora titularidad.

-Bueno, llegué en el mercado de invierno y es difícil entrar en un equipo que estaba primero desde hace mucho tiempo. Pero siempre, como dije, he intentado sumar en los entrenamientos o si me tocaba entrar diez minutos.

-Ahora, dos partidos completos después de muchos meses. ¿Cómo se ha sentido sobre el campo?

-Bueno, en Argentina acabé de jugar en noviembre y el partido contra el Córdoba fue a finales de marzo. Han sido casi cuatro meses y de a poco me siento mejor. Creo que me tendría que ir sintiendo todavía mucho mejor, pero es más fácil cuando están las victorias de por medio. Me ha tocado jugar estos partidos y he tratado de ayudar.

-Con Facundo Guichón ha hecho buenas migas en estos meses.

-La verdad es que todo el grupo es fantástico, pero al final las costumbres que tenemos en Uruguay y Argentina son las mismas. El mate... La unidad es mayor ahí, pero estoy agradecido de cómo me recibieron todos desde el primer día.

-Marcó un gol importantísimo en Córdoba (1-2), pese a que no se trata precisamente de un especialista con la portería contraria.

-No hay que mal acostumbrarse, je, je, je. Pero sirvió. Hacía bastante que no hacía un gol. En toda mi carrera puedo tener siete u ocho. Siempre que sirvan es bueno.

-Antes, ¿cómo vivió ese primer mes casi sin oportunidades? ¿Le da uno muchas vueltas a la cabeza?

-Sí, pero es muy difícil entrar en este equipo. Lo digo por mí como por los otros chicos que han venido en invierno, como Iñaki y Dani Abalo. El equipo ha estado arriba de forma constante toda la temporada y nosotros venimos a ayudar para seguir ahí. Soy repetitivo, pero en lo que toque jugar hay que demostrar que uno está para ayudar y que lo primero es el equipo.

-Ya tenía experiencia con el Almería en Segunda División. ¿Cómo se ha encontrado la categoría?

-Hay muchos equipos que han estado o vienen de la Primera, como Zaragoza, Valladolid, Almería, Mallorca. El año que me tocó estar con Almería... creo que ‘podés’ tener mucho presupuesto para fichar pero sino ‘jugás’ en equipo y ‘sos’ competitivo se hace muy difícil. Hay jugadores de muchísima calidad en todos los equipos, pero más que nada en esta Liga cuenta ser ordenado y jugar en grupo. Con eso llegas a conseguir cosas importantes.

-De Almería volvió a Colón en Argentina, para después jugar en México y Canadá. ¿Cómo fueron esas experiencias?

-Fui a Canadá e iba a renovar tres años, pero me salió la opción de Cruz Azul en México. Jugamos contra ellos, me salió un buen partido y me llamaron. Una coincidencia. He intentado sacar el mayor jugo en todos los lugares en los que he estado. En cuando a la vida, a idiomas, a fútbol y a todo, siempre intentando aprender y disfrutar.

Argentinos y ascensos

-¿Cómo era la vida y el fútbol en Montreal?

-Hacía mucho frío, je, je... Pero la ciudad está hecha para todo, para el invierno también, con una parte subterránea. Tiene un estadio para verano y otro para el invierno. Están preparados. El fútbol también ha crecido mucho. Cada vez se animan más jugadores, españoles e italianos también hay bastantes. Jugadores con nombre que están en sus últimos años de carrera. He tenido compañeros que han jugado en Inglaterra y dicen que es como la segunda división inglesa. Allí, el fútbol es como el tercer o cuatro deporte, pero van 20.000 personas a los partidos.

-Y ahora, ¿qué tal se ha aclimatado ahora a Vitoria?

-La verdad es que me encanta. Una ciudad bonita y muy tranquila. Luego está la lluvia... pero me han dicho que el invierno ha sido tranquilo. Se vive muy bien y la gente es muy agradable. Eso hace también que todo sea mejor.

-Dentro de su trayectoria también hay una convocatoria con Argentina cuando Maradona era el entrenador. ¿El punto culminante de su carrera?

-Bueno, sí. Hacía cuatro años que estaba en Newell’s, estábamos peleando por el campeonato y, como digo, cuando el equipo va bien hace que los jugadores crezcan. Ahí me citó Maradona a la selección y fui a un amistoso. Fue un sueño. Es verdad que Maradona citó a muchos jugadores en su etapa, pero vestir la camiseta de la albiceleste es lo más bonito.

-Cuénteme, por cierto, como se vive el fútbol en Rosario, los derbis entre Newell’s, su equipo de origen, y Rosario Central...

-... Lamentablemente, en la sociedad que se vive en Argentina, puede sonar mal, pero la gente está loca, está enferma de la pasión. Si uno pierde, literalmente no puede salir a la calle, no puedes ir al parque con tu niña, no puedes ir al centro comercial... Y más si pierdes un derbi. Entonces, ‘olvidáte’. Mi mujer y la familia son las que más sufren porque uno se queda encerrado. Cuando ‘ganás’ es todo lo contrario, pero no tendría que ser así. Debería ser como aquí, se vive todo con pasión, pero ganes o pierdas, puedes salir tranquilo a la calle.

-Volvamos al Alavés. A diez partidos para el final del campeonato, cuando la opción de ascenso es real, ¿cómo hay que gestionar esto para evitar la presión?

-La sensación es de ilusión más que de presión. Creo que todos quisieran estar en nuestro sitio. Con un equipo que trabaja todos los días muy bien y somos muy competitivos. Son palabras que repito porque son así. Es la ilusión y el estar preparados para todos. Pero no hay que volverse locos, quedan diez finales y solo puedes preparar el partido de cada semana. Aquí nadie tiene asegurado ganar a nadie y eso lo que debe estar claro.

-Desio estaba en el ascenso de 1998 y Astudillo, en el de 2005. Hay quien piensa que sin un argentino no es posible subir.

-Bueno, je, je... Ojalá siga siendo así. Sé que aquí Hermes Desio, Astudillo y Martín Herrera llevaron al equipo a lo más alto, a jugar competiciones europeas. Ojalá que el torneo que viene se pueda dar un Alavés en Primera.

-Curiosamente, ha jugado cuatro partidos, pero ninguno en Mendizorroza. ¿Una ilusión extra por ello esta semana?

-Si se da, será algo especial por jugar con nuestra afición. Si no, tocará seguir ayudando.

-¿Algo que decir a los aficionados en este final de campaña?

-La afición ha demostrado que más allá de ganar o perder está con el equipo. Es lo importante. De local se hace sentir mucho alentándonos. Creo que a muchos de la grada les gustaría estar jugando, je, je.

«Partido más que difícil»

-Después de ganar dos encuentros fuera, el domingo vuelven Mendizorroza, donde no triunfan desde hace dos meses.

-Tenemos ganas de dar un paso adelante. Si un equipo quiere hacer cosas importantes, tiene que hacerse fuerte como local. Sumar la mayor parte de las victorias. Nos ha tocado en los últimos partidos empatar con Almería, Zaragoza y Lugo, que venían en un nivel ascendente de juego, y ahora con el Tenerife, que suma siete fechas sin perder. Vienen bien y va a ser un partido más que difícil y eso lo tenemos claro. Hay que seguir con el orden y tratar de sacar la victoria.

-Le ha tocado actuar en un centro del campo con tres mediocentros. ¿Se ha sentido cómodo?

-Sí, sí. Los dos partidos de visitante jugamos con ese pivote (Mora) y dos por delante. Ahora Manu (García) está sancionado y veremos cómo se plantea por el entrenador. Hay que buscar los déficits del rival.

-Leganés, Nástic y otros rivales por el ascenso. ¿Alguno que le llame la atención?

-Pensamos en nosotros mismos. En que si ganamos seguiremos ahí. Lo más importante es el Alavés.