El Correo
Alavés

leganés-alavés

El Alavés, ante una fortaleza

Saludo entre José Bordalás y Asier Garitano antes del partido de Copa entre sus equipos.
Saludo entre José Bordalás y Asier Garitano antes del partido de Copa entre sus equipos. / IGOR AIZPURU
  • Butarque, que rozará el lleno para recibir al líder, es el único estadio de la categoría donde el conjunto local no se ha visto derrotado

En una fase de la competición donde los partidos de altura se acumulan, el Alavés afrontará ante el Leganés (domingo, 12.00 horas) un desafío de primer orden. Posiblemente, el más complicado de todo el ejercicio. Por varias cuestiones. La primera, que Butarque se ha convertido a estas alturas en la última fortaleza de la Liga Adelante. El único estadio donde el conjunto local todavía no ha perdido. Y es que los números a largo plazo responden a realidades y la escuadra de Asier Garitano, además de firmar un expediente inmaculado en su casa desde hace once meses, atraviesa un notable estado de forma. Con seis victorias en los siete últimos choques de Liga y probablemente el fútbol más equilibrado de la categoría, se ha encaramado a la segunda plaza. El cuadro vitoriano, que en la Copa ya fue barrido en este escenario (3-1), necesitará su mejor versión en la defensa del liderato de Segunda. Y eso pese a las bajas.

El idilio del Leganés con Butarque se resume en cifras. El conjunto madrileño ha sumado ocho victorias y cinco empates en los trece compromisos disputados en su estadio. Además, cuatro de las igualadas llegaron en sus seis primeras comparecencias. Es decir, en las siete más recientes, la escuadra blanquiazul ha conseguido 19 de los últimos 21 puntos en juego, con seis triunfos y un empate. En la fase inicial de la temporada, Zaragoza (1-1), Lugo (0-0), Girona (2-2) y Mallorca (0-0) fueron capaces de arañar un punto. En los últimos meses, solo el Oviedo (1-1) empató y gracias a un tanto en propia puerta del central Insua. Ese gol y otro del delantero del Almería Quique son los únicos que ha encajado el guardameta Serantes en los siete últimos duelos disputados en su estadio.

Y es que el Leganés suma, en total, 23 partidos en Butarque sin salir derrotado. Desde que el Sporting de Gijón, allá por marzo de 2015, se impuso 0-1 camino de su regreso a Primera División. Desde entonces, trece victorias y diez empates para el plantel de Asier Garitano, incluidas las tres citas de Copa de este ejercicio.

Primero batió con comodidad al Tenerife (2-0) para hacer lo propio después con el Alavés (3-1). En aquella ocasión, el conjunto de Bordalás presentó una alineación de circunstancias, con muchos de los futbolistas con menos minutos, aunque la sensación fue de vacío. Ningún equipo esta temporada ha pasado por encima de los albiazules como lo hizo aquella noche el madrileño, que se colocó 3-0 en el marcador en un choque donde Fernando Pacheco salvó varias ocasiones claras más. El Leganés se ganó una ronda copera ante un Primera y tampoco falló en casa frente al Granada (2-1), aunque después fue eliminado de forma ajustada en la vuelta (1-0).

«Dinero» de los madrileños

El conjunto de Butarque vive una situación histórica dos años después de regresar a Segunda División, aunque a estas alturas no se trata, ni de lejos, de un modesto de la categoría en cuanto a parámetros económicos. Si el Alavés disponía de 4,7 millones de euros como tope salarial para pagar a su plantilla, el Leganés es el siguiente en la lista, el octavo de la Liga Adelante, con 4,6. La diferencia entre ambos clubes, como ya deslizó Bordalás hace algunas semanas, es el gasto real efectuado. «Los madrileños» –en referencia a Alcorcón y Leganés– «han invertido casi todo el dinero de la televisión en la plantilla», recordó.

De hecho, el club del sur de Madrid trató en verano de fichar a Toquero, que finalmente se decidió por el Alavés. La solvencia económica del Leganés, los aciertos en las contrataciones y un proyecto deportivo consolidado en el tercer año en el banquillo de Asier Garitano son sus avales. Enfrente, un equipo albiazul que suma ya seis partidos sin perder fuera de Mendizorroza, con solo dos goles encajados, y siempre ha dado la talla competitiva en las grandes citas. La del domingo, eso sí, promete firmemente calibrar la resistencia albiazul como primero de la tabla.