El Correo
Alavés

FÚTBOL | LIGA ADELANTE

El Alavés sigue con la cosecha

fotogalería

Toquero, durante el partido ante el Llagostera. / Blanca Castillo

  • Amarra otra victoria gracias a un tanto de Toquero ante un Llagostera que derrocha oportunidades y se dispara en el liderato

El Alavés sigue con la cosecha y tras el valioso empate de la pasada semana en Oviedo ha logrado otra sufrida victoria que le dispara en el liderato. En un choque muy disputado una genialidad de Juli en el pase y el acierto de Toquero han decidido el choque. Ante un Llagostera que ha desperdiciado ocasiones, algunas muy claras, para llevarse algo positivo de Mendizorroza.

El Alavés ha arrancado con el once habitual en el regreso de Kiko Femenía al equipo, lo que ha dejado a Manu Barreiro en el banquillo. Un choque más abierto de lo esperado desde el arranque. A una opción clara de Toquero que ha salvado René le ha seguido un penalti de Pelegrín a Natalio que el colegiado ha omitido. Después un mano a mano del mismo delantero que de forma inocente ha enviado a las manos de Pacheco y poco más tarde un disparo ajustado de Imaz que el meta albiazul ha desviado en una notable estirada.

Todo ello en apenas quince minutos, donde la escuadra albiazul no ha encontrado la forma de hacer daño en los envíos en largo y tampoco ha combinado con acierto. Ante un rival vertical que ha complicado a los centrales alavesista con el dúo Juanjo-Natalio. Un choque equilibrado donde las ocasiones han aparecido con cuentagotas. La mejor alavesista, casi en la única acción trenzada, la ha enviado Kiko Femenía al palo.

El gol, tras el descanso

Poco ha cambiado tras el descanso, pero el Alavés ha acabado por rentabilizar una de sus ocasiones. Mientras el Llagostera ha desperdiciado dos manos a mano con el portero, uno salvado por Laguardia bajo palos y otro enviado fuera por Natalio, Juli, el más destacado de los albiazules, ha sacado la magia. Un pase con el exterior sobre Toquero para superar a un central. El vitoriano, de nuevo, ha resultado determinante con un remate seco.

Ha habido que sufrir, como es habitual en Mendizorroza, hasta el final. Abalo ha debutado con la camiseta albiazul y después Manu Barreiro ha entrado al campo, con un equipo alavesista que ha mantenido al Llagostera lejos de su campo, pero con el riesgo de un resultado ajustado. Pero el Alavés, como es habitual, no ha perdido en los minutos finales lo que antes había ganado. Para firmar una jornada redonda, donde distancia a los rivales, y esperar ya el derbi del sábado en Miranda.

Directo