El Correo
Alavés

MERCADO DE INVIERNO

El Alavés cierra la plantilla sin sorpresas y se jugará sus opciones con 23 futbolistas

Dani Pacheco, junto a Esteban, dispuesto a centrar en la acción que Edu Bedia sacó el balón bajo los palos en el partido disputado en Oviedo.
Dani Pacheco, junto a Esteban, dispuesto a centrar en la acción que Edu Bedia sacó el balón bajo los palos en el partido disputado en Oviedo. / Igor Aizpuru
  • Iñaki, Dani Abalo y Bernardello, fichajes con experiencia en Segunda, tratarán de sumar en un grupo de Bordalás muy definido

No hubo sorpresas en el Alavés en la frenética última jornada de contrataciones en la Liga. Prácticamente desde la mañana de ayer, la entidad albiazul había dado carpetazo a cualquier posibilidad de añadir una pieza más a su plantilla y el argentino Hernán Bernardello, que hoy será presentado en Mendizorroza, es su tercera y última incoporación. Tres nuevos y una salida, la de Kristián Vadócz al rescindir su contrato, dejan una plantilla de 23 futbolistas para los cuatro últimos meses del campeonato de Segunda División. Los que determinarán hasta dónde es capaz de llegar en las 19 jornadas finales un conjunto vitoriano que arranca febrero desde el liderato, al que llegó antes del paréntesis navideño con su triunfo en Ponferrada.

Con Iñaki Sáenz entrenando con la plantilla de José Bordalás desde mediados de diciembre, el mercado invernal para el Alavés tuvo un antes y un después. En concreto, la operación Borja Viguera, frustrada por la negativa del Athletic a ceder al futbolista. El club y la dirección deportiva albiazules veían en el delantero riojano un futbolista diferente en todos los aspectos. Con capacidad para generar juego ofensivo y aumentar el caudal realizador del Alavés. También un ariete con carisma en Mendizorroza después de su espectacular última campaña -25 goles- y sin necesidad de adaptación a un casa que todavía le resulta familiar.

Finalmente y ante la imposibilidad de acceder a Viguera, el Alavés activó otro plan, que ha traído a Dani Abalo y Bernardello. Ambos, al igual que Iñaki, con experiencia en Segunda División y unas edades, comprendidas entre los 27 y los 29 años, de jugadores maduros. «En esta segunda vuelta los puntos van a estar más caros y necesitamos futbolistas con oficio», resumió la semana pasada Javier Zubillaga, que recientemente también alertó sobre la conveniencia de disponer de una plantilla de «23 o 24» componentes para aguantar la exigencia de una competición durísima y de 42 jornadas, que incluso podría extenderse en caso de disputa del ‘play off’ de ascenso a Primera.

Dos piezas por puesto

La realidad, en cualquier caso, es que Viguera hubiera llegado al Alavés con el cartel de titularísimo, mientras que Iñaki, Dani Abalo y Bernardello tratarán de sumar a un grupo de Bordalás que ha quedado muy definido en las 23 primeras jornadas. El lateral del Racing de Santander, que cuajó una muy buena temporada la pasada en la Liga Adelante, no ha entrado por ahora en ninguna convocatoria. Dani Abalo llega de una experiencia de pocos minutos en Turquía, mientras que Bernardello también suma un mes largo sin competir. Es decir, por ahora se trata de apuestas para consolidar el grupo y que deberán superar la readaptación a un campeonato sin tregua. Más aún en un conjunto vitoriano que vive del orden, el esfuerzo físico y la concentración máxima en cada partido.

El Alavés ha cumplido con la necesidad de doblar las posiciones en el campo, algo que no sucedía en el inicio del curso y provocó las peticiones de refuerzos por parte del entrenador. Iñaki es ahora el segundo lateral izquierdo de la plantilla, una posición donde Raúl García era el único ocupante, mientras que Dani Abalo llega para competir por el puesto con Kiko Femenía o cubrir sus ausencias. Bernardello, por su parte, cierra el cuarteto de mediocentros junto a Sergio Mora y Manu García -dos jugadores que han ofrecido un notable rendimiento hasta la fecha- y Jagoba Beobide, con apariciones esporádicas en ausencia de alguno de ellos.

Cargados de minutos

La realidad y hasta la lógica, en cualquier caso, apuntan a que las nuevas contrataciones deberán esperar turno en el Alavés para saltar al césped. Porque a estas alturas parece improbable que Bordalás cambie la tendencia de seis meses de competición. El míster alicantino ha confiado de forma ciega en un equipo donde diez de los once jugadores habituales han disputado entre el 75 y el 100% de los minutos.

El único que se encuentra por debajo de esta cifra es Dani Pacheco (61%), ya que el extremo zurdo fue para Facundo Guichón en las siete primeras jornadas de la Liga. El uruguayo es el duodécimo futbolista más utilizado (36%), por delante de Estrada (32%) y Manu Barreiro (29%). A priori, el delantero gallego, titular en los dos últimos partidos y que ha marcado dos tantos en tres jornadas, es el único con posibilidades de crecer en la estadística a lo largo de la segunda vuelta que acaba de abrirse.

En cualquier caso, todo apunta a que los cuatro meses finales de competición exigirán la aportación de más futbolistas. En una temporada donde, como Bordalás ya ha admitido, el Alavés ha contado con la «fortuna» de evitar lesiones graves e incluso sus futbolistas apenas han padecido los habituales problemas musculares que obligan a parar durante algunas semanas. Todo ello en una caseta con varios veteranos como Pelegrín y Sergio Mora (36 años) o Juli (34) sometidos al máximo desgaste, al igual que Toquero (31).

El Alavés, ya con la plantilla definida, continuará su aventura el domingo ante el Llagostera. La limitación de fichajes no es extensiva, en cualquier caso, a aquellos jugadores que ahora se encuentran sin equipo. Pero parece ya poco probable que, salvo problemas físicos de importancia, el club vuelva a moverse en el mercado.