El Correo
Alavés

DEPORTIVO ALAVÉS

El Alavés se centra en otras cesiones tras descartar la de Viguera

Eddy Silvestre presiona al jugador de Las Palmas Roque Mesa en el choque copero de Ipurua de la pasada semana.
Eddy Silvestre presiona al jugador de Las Palmas Roque Mesa en el choque copero de Ipurua de la pasada semana. / Javier Etxezarreta
  • El centrocampista del Eibar Eddy Silvestre es uno de los jugadores que sigue el club en el mercado de invierno

El Alavés se centra ya en conseguir otras cesiones de Primera División después de unas jornadas intensas donde su gran objetivo en el mercado invernal, Borja Viguera, parece haber quedado fuera de su alcance. Tras los movimientos realizados por el Athletic el martes, con las palabras de Valverde y la salida de Kike Sola a la segunda división inglesa, al Middlesbrough de Aitor Karanka, el club vitoriano da por cerrado el intento de lograr el préstamo del riojano.

La entidad de Mendizorroza entiende que la de Ibaigane lo mantendrá en la plantilla pese a la voluntad del jugador, ilusionado con su regreso a Vitoria, y a que todo apunta a que, como hasta ahora, apenas tendrá opciones de jugar minutos en el Athletic. Ayer, no obstante, sí entró en la lista para el choque de Copa disputado en Villarreal, que lo empezó en el banquillo.

José Bordalás repitió el martes por enésima vez que el Alavés «necesita cubrir algunas posiciones sí o sí» y el club trabaja ya en diferentes direcciones. Una de ellas pasa por la posibilidad de conseguir la cesión del centrocampista del Eibar Eddy Silvestre, que apenas cuenta en la plantilla de Mendilibar, donde ha disputado seis partidos de Liga, solo uno de ellos como titular. El Alavés, al igual que sucede con otros futbolistas con escasos minutos en otros equipos, le ha hecho un seguimiento durante los últimos meses.

Contactos y dificultades

Eddy Silvestre, de 23 años y 1,91 metros de altura, despuntó hace dos temporadas en el Murcia de Julio Velázquez que se coló en el ‘play off’ de ascenso. Un futbolista todoterreno, el perfil que Bordalás busca para complementar un centro del campo donde hasta ahora Sergio Sergio Mora y Manu García han acaparado el protagonismo. El Eibar parece dispuesto a facilitar su salida, aunque la propiedad del jugador es del Murcia, que lo tiene cedido en Ipurua. Por el momento, el Alavés asegura que se trata solo de una posibilidad dentro de los tres o cuatro futbolistas que maneja para esa posición.

Fuentes del Eibar, en cualquier caso, aseguraron ayer que los contactos entre clubes han existido ya en los últimos días. Por un futbolista que también ha suscitado el interés del Mallorca y Oviedo, según afirman en Ipurua. Se trata de un centrocampista con pocas perspectivas de entrar en las alineaciones ligueras de un conjunto armero que ha firmado una espectacular primera vuelta, pero las dificultades con esta operación se deben también a una lesión. La que sufrió recientemente el argentino Escalante, mediocentro titular, que causará baja durante unas semanas.

Mendilibar, en principio, estaría dispuesto a dar vía libre a la salida de Silvestre, pero difícilmente antes de una semana o diez días, por la ausencia de uno de los hombres importantes en esa posición. Es decir, cuando el mercado invernal se acerque ya a su final en este mes de enero. En estas condiciones, el Alavés deberá valorar si trata de insistir en esta vía o se centra en otras para reforzar el eje del equipo. Una plaza en la que Bordalás ha repetido en varias ocasiones que necesita un refuerzo. De hecho, ya lo intentó, con una oferta muy importante por Lolo Reyes, que en el inicio de la temporada prefirió optar por el Almería.

Vadócz y David Torres

El Alavés, que ya ha realizado una incorporación de invierno con la inscripción del lateral zurdo Iñaki, también se encuentra pendiente de añadir una pieza más a su delantera. Si en el caso del centro del campo el mercado de cesiones ofrece bastantes opciones en este mes de enero, la caza del ariete, mediopunta o extremo se encuentra cara. De hecho, casi todos los refuerzos realizados hasta el momentos por los clubes de la Liga Adelante han ido enfocados a mejorar ofensivamente. Lekic (Girona), Urko Vera (Osasuna) o Kalu Uche (Almería) han sido algunas de las contrataciones efectuadas en los diez primeros días del mercado.

El Alavés dispone en este momento de 22 futbolistas en su plantilla y si se cumple su objetivo, elevará el número a 24 con la llegada de un mediocentro y un hombre de ataque. A partir de ahí no se encuentran descartadas posibles salidas antes de que concluya el mes. El director deportivo, Javier Zubillaga, ya apuntó hace semanas que el equipo «no se debilitará» antes de que lleguen nuevos futbolistas al grupo de Bordalás.

No obstante, si las incorporaciones llegan en los próximos días o semanas hay dos futbolistas que podrían tener vía libre para abandonar la disciplina del club. Se trata del delantero David Torres, que en Soria jugó 45 de los 49 minutos que ha disputado en esta Liga, y también Kristián Vadócz, que llegó al club a finales de septiembre. El centrocampista húngaro también ha jugado 49 minutos en la Liga, además de la Copa en Leganés, pero acumula ahora 12 encuentros consecutivos sin pisar el césped. En cinco de ellos, incluido el último pese a la ausencia de Manu García, ni siquiera ha entrado en las convocatorias y tanto Beobide como Sergio Llamas se encuentran en este momento por delante del húngaro en las preferencias del técnico. Si a ello se une, como parece evidente, la llegada de un nuevo mediocentro, sus posibilidades de disputar algún minuto se antojarían ya remotas.

Espera

Las opciones de David Torres, al que pretenden varios equipos de Segunda B, y Vadócz se valorarán, en cualquier caso, cuando lleguen los fichajes. Zubillaga, de hecho, llegó a apuntar recientemente que «contar con 24 jugadores» en la plantilla fue la clave de hace dos temporadas para conseguir la agónica salvación en Jaén. En aquella ocasión, no obstante, Alberto empleó a la mayor parte de los jugadores del equipo, algo que ni de lejos ha sucedido hasta ahora con Bordalás.

Los gestiones albiazules se encuentran ya en plena ebullición, aunque no parece sencillo que pueda cerrarse alguna de las operaciones en breve.