El Correo
Alavés

El Alavés mejora ya los números de los últimos ascensos

Manu García se esfuerza para tocar el balón ante la presión del exalavesista Vesga en el choque del sábado ante el Bilbao Athletic
Manu García se esfuerza para tocar el balón ante la presión del exalavesista Vesga en el choque del sábado ante el Bilbao Athletic / Rafa gutiérrez
  • El conjunto de Bordalás, pletórico tras la racha de seis victorias en siete partidos, supera las cifras de los exitisos cursos de 1998 y 2005, pero nadie en el entorno albiazul echa las campanas al vuelo

Ni siquiera se ha cumplido el ecuador del campeonato, pero el Alavés de José Bordalás ya puede presumir de estar a la altura de los mejores conjuntos albiazules de la historia de la Segunda División. Después de la última victoria ante el Bilbao Athletic, la sexta en las siete últimas jornadas, el equipo alavesista es líder y mejora ya, de hecho, las cifras y la situación clasificatoria de los últimos ascensos a la Primera División. Los que se produjeron en los años 2005 y 1998, las referencias más cercanas. Solo en una ocasión, en el lejano 1954, que también concluyó de forma exitosa, el conjunto vitoriano firmó unos números mejores en los primeros 19 partidos de la competición: con 13 triunfos, cuatro empates y solo dos derrotas.

El expediente del flamante líder de la Liga Adelante es ahora de 36 puntos, 19 de ellos conseguidos en los siete últimos encuentros. Dentro de una competición muy igualada en la pelea por las posiciones de ascenso y de "play off", la espectacular racha albiazul ha quebrado la resistencia de los rivales. A falta de dos jornadas para el final de la primera vuelta, el conjunto de Mendizorroza alcanza una proyección de concluir el ejercicio con 79 puntos. Una cifra que la pasada campaña no sirvió para lograr el ascenso –el Sporting subió como segundo con 82–, pero que en la actual podría sobrar.

En realidad, la presente campaña se asemeja más a la vivida hace dos años, donde el Deportivo ganó la Liga Adelante con 72 puntos y el Eibar ascendió con 69. En aquella ocasión el equipo gallego era líder después de 19 partidos con 34 puntos.

El Alavés de Bordalás viaja ahora en las mismas cifras (36 puntos) que el conjunto vitoriano que selló el último ascenso a Primera en verano de 2005. El conjunto de Chuchi Cos y Piterman, no obstante, era en aquella ocasión solo segundo, a cuatro puntos de distancia del entonces líder, Cádiz, con el que finamente compartiría ascenso, además de con el Celta. Resulta evidente que aquel y este Alavés en poco se parecen. En ese momento, la soberbia producción ofensiva de los Nené, De Lucas, Rubén Navarro y Bodipo sostuvo al grupo. El equipo alavesista ascendió con 62 goles a favor y nada menos que 47 en contra. La increíble serie de seis derrotas consecutivas, seguida de siete victorias, reflejó en la segunda vuelta la esencia inflamable de aquel grupo.

El conjunto albiazul, en realidad, guarda muchas más similitudes con aquel equipo de Mané que devolvió al Alavés a la Primera División después de 42 años. En 1998, la escuadra vitoriana había sumado 34 puntos en las 19 primeras jornadas de la Liga y era colíder junto al Rayo Vallecano. Los 22 goles marcados y, sobre todo, los 12 recibidos, eran la rúbrica de aquel conjunto rocoso que acumulaba victorias mínimas con una sencillez pasmosa. Se trataba, además, de un conjunto prácticamente nuevo, como el de esta temporada, y que también arrancó la competición sin entrar en el lote de máximos favoritos.

La barrera de los 40

La apoteósica racha albiazul en las siete últimas jornadas, con 19 puntos de los últimos 21 sumados, ha colocado al Alavés ante la posibilidad de alcanzar en la primera vuelta la barrera de los 40 puntos. Una circunstancia que solo han conseguido cuatro equipos en las cuatro anteriores temporadas. Las Palmas (43) y Betis (40) en la anterior, Elche (49) en la 2012-2013 y Deportivo de La Coruña (42) en el ejercicio 2011-2012. Todos ellos lograron el ascenso de categoría, si bien los canarios, que bajaron el ritmo el año pasado en la segunda vuelta, necesitaron disputar el "play off".

Jornada a jornada, a base de victorias, al Alavés se le abren nuevos retos. De momento ha disfrutado de la segunda semana consecutiva en el liderato, y esta vez en solitario tras la derrota del Córdoba. Este fin de semana, en Los Pajaritos, hay una nueva oportunidad de seguir soñando y haciendo soñar a la afición, aunque nadie en el entorno albiazul echa las campanas al vuelo.