Alavés

Mes y medio de finales anticipadas para un Alavés en estado crítico

Munir, muy activo en la segunda parte del choque ante el Valencia, cae al césped tras un encontronazo con Gabriel Paulista./Jesús Andrade
Munir, muy activo en la segunda parte del choque ante el Valencia, cae al césped tras un encontronazo con Gabriel Paulista. / Jesús Andrade

Espanyol, Getafe, Eibar, Girona y Las Palmas, tres de ellos en casa, componen el calendario donde el conjunto albiazul se jugará evitar su hundimiento

Fernando Ruiz de Esquide
FERNANDO RUIZ DE ESQUIDE

Superado el primer cuarto de la competición, el Alavés se ve forzado a disputar desde el próximo sábado finales anticipadas. Tan cierto es que baja la intensidad del calendario y aparecen en el horizonte equipos de la zona media-baja de la tabla como que los tres puntos sumados de treinta posibles suponen un lastre mayúsculo. Para afrontar un mes y medio de competición con Espanyol, Getafe, Eibar, Girona y Las Palmas en el horizonte. No se trata de duelos donde el cuadro vitoriano se jugará la permanencia. Más bien de choques en los que el objetivo pasa por sumar victorias a toda costa para evitar un desplome que, todavía con muchos meses de competición por delante, dejaría a los alavesistas ya con muy poco margen para la reacción.

Un vistazo a los números de la pasada temporada en la máxima categoría provoca temblores. El Granada, que también sumaba tres puntos después de diez jornadas, acabó con veinte y descendido tres partidos antes del final del campeonato. Osasuna, que a estas alturas alcanzaba los siete, corrió una suerte similar. En realidad, el único precedente de los últimos años que permite algún alivio es el que vivió el Almería en el ejercicio 2013-2014. La escuadra andaluza también contaba con tres puntos tras una decena de choques. Eso sí, ganó los tres siguientes en una espectacular racha que le sirvió para reengancharse a la pelea y salvarse después en la última jornada del campeonato.

Siete de los nueve primeros

Con un Alavés en estado clasificatorio crítico, prácticamente el único dato que ofrece cierta perspectiva amable es que el conjunto de De Biasi ya se ha medido a siete de los nueve primeros clasificados en la tabla. Atlético de Madrid y Sevilla llegarán en el tramo final de esta primera vuelta, mientras que el resto serán duelos ante adversarios de menor potencial. Eso sí, en la pared ante la que se ha colocado el cuadro albiazul no se trata de subir un escalón sino de encadenar resultados positivos para al menos acercarse a un tren que se aleja estación a estación con un Alavés que amaga sin golpear y se desangra.

Aunque es evidente que los futbolistas solo pueden mirar el siguiente partido y tratar de que la mejoría ante el Valencia se convierta por fin en resultados, la realidad también apunta a que en las nueve últimas jornadas de la primera vuelta el Alavés necesita al menos cuatro victorias y algún empate para acercarse a la barrera de los veinte puntos, lo mínimo para seguir vivo.

Por ahora, Espanyol, Eibar y Las Palmas serán los siguientes visitantes de un Mendizorroza que ha visto la peor serie de su historia en Primera con cinco derrotas consecutivas en el arranque liguero. Con las visitas intercaladas a Getafe y Girona. Hasta el momento, en los duelos ante adversarios 'terrenales', el Alavés suma una derrota contra el Deportivo de la Coruña (1-0) y una victoria, la única del campeonato, en Levante. Solo esa cadencia, sumar cerca de la mitad de los puntos en juego, servirá si el Alavés quiere despertar de la pesadilla.

Fotos

Vídeos