El Alavés podrá buscar un patrocinador para financiar 33 millones del nuevo estadio

Bingen Zupiria, Ramiro González, Gorka Urtaran y Alfonso Fernández de Trocóniz, ayer en el campo de Mendizorroza. / Iosu Onandia

Las instituciones pondrán 22 de los 55 millones en los que se tasa la ampliación: 8 el Ayuntamiento; y el Gobierno vasco y la Diputación, 7 cada uno

Iosu Cueto
IOSU CUETO

Conseguir que Mendizorroza «esté a la altura de la ciudad, del club y de su afición». Este es el objetivo con el que los representantes del Gobierno vasco, la Diputación y el Ayuntamiento de Vitoria firmaron ayer el protocolo de financiación de la reforma y ampliación del estadio, construido en 1924 y con 19.840 localidades de las que se llenan cada quince días el 92%, la asistencia más alta de toda la Liga. Las tres instituciones se comprometieron a sufragar «un máximo» de 22 millones de euros, lo que supondrá el 40% de los 55 millones de inversión global. Dado el «importante volumen económico» de la operación, el 60% restante, 33 millones, correrá a cargo del futuro concesionario de la instalación, que como exige la ley se decidirá por concurso público. Por descontado que el Alavés intentará ser el adjudicatario para cofinanciar y gestionar el futuro templo albiazul, como reconoció su presidente, Alfonso Fernández de Trocóniz, presente en el acto. El abogado, muy comedido, no concretó si el grupo que lidera la entidad y el Baskonia, liderado por Josean Querejeta, contará con algún socio privado para recabar el importe necesario. Pero tiene la puerta abierta para ello.

El acto, celebrado en las instalaciones del Paseo de Cervantes, estuvo protagonizado por el consejero de Cultura y Política Lingüística, Bingen Zupiria; el diputado general de Álava, Ramiro González; y el alcalde, Gorka Urtaran. Los tres dirigentes del PNV desvelaron la financiación institucional, piedra angular del proyecto. Y lo hicieron con una curiosa precisión. El Ayuntamiento liderá la operación al aportar 8.183.400 euros. El Gobierno vasco y la Diputación abonarán la misma cantidad: 6.933.400. En total, 22.050.200.

Se da la circunstancia de que el alcalde, Gorka Urtaran, defendió en su día el modelo de la reforma de Anoeta, donde la Real Sociedad aportará 37 millones -9 de ellos gracias a un patrocinio con Kutxabank-, el Gobierno vasco 10 y la Diputacion, 4. En ese caso el Ayuntamiento donostiarra participará mediante la cesión de 1.300 metros cuadrados donde se ubicarán las federaciones deportivas territoriales. Al final, el protocolo vitoriano incluirá al Consistorio como la institución que más dinero aporta. Quizá por ello, Urtaran se esforzó en recalcar que Mendizorroza «seguirá siendo municipal» tras las obras, un detalle que nunca se había puesto en duda.

Mendizorroza tiene 19.840 localidades. San Mamés cuenta con 53.289 asientos y Anoeta, en obras, tendrá 42.000 localidades. / J. Andrade, F. Gómez y E. C.

El futuro concesionario -el Alavés, que en estos momentos utiliza en exclusiva Mendizorroza hasta 2023 o un hipotético interesado- hará frente al resto del presupuesto necesario. Eso abre la puerta a varias opciones, entre ellas la de lograr un patrocinador que incluya su rótulo en el nombre del estadio o que aparezca en la equipación, por ejemplo. Fernández de Trocóniz pasó de puntillas por esta cuestión. «Esta es una instalación municipal, no depende solo de nosotros. El Alavés buscará financiación adecuada para llegar al 60%», zanjó.

Zupiria, subrayó «la apuesta realizada por parte las instituciones vascas a lo largo de los últimos años para contar con infraestructuras deportivas de primer nivel». Además, consideró «importante» que el proyecto de Mendizorroza «cuente con financiación público-privada». El diputado general, reconocido hincha albiazul «desde los tiempos de la General», agregó que Mendizorroza está «en el corazón de los alaveses» y confió en que las obras alumbren un estadio «innovador».

«Que inspire orgullo»

Urtaran celebró que el proyecto ayudará a reforzar «el binomio entre Vitoria y el deporte» y dijo que «no solo estamos ante la firma de un protocolo, porque este es un proyecto estratégico para el futuro». El regidor, que lideró el acto, se imaginó un nuevo campo «que inspire orgullo y esté a la altura de lo que se merecen el club y la ciudad».

Por su parte, el presidente del Alavés apostó por un estadio «adaptado a los nuevos tiempos, con mayor confort, moderno, funcional, más accesible y con unas medidas de seguridad adaptadas a lo que el fútbol demanda». Fernández de Trocóniz dijo que «Mendizorroza es el tercer campo en antigüedad» y que después de Mestalla y El Molinón es el tercer estadio con la misma ubicación desde sus orígenes.

Los cuatro representantes enfatizaron que el recinto tiene importantes problemas estructurales «que en ningún caso comprometen la seguridad» y numerosas mejoras pendientes. Por ejemplo, tiene un único ascensor para 20.000 personas y la próxima temporada, «será el único con columnas que soportan la cubierta».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos