De ilusión también se vive

A falta de aproximadamente media docena de fichajes y alguna salida para compensar, toca echar mano de los canteranos del filial para rellenar el grupo

Carlos Martínez
CARLOS MARTÍNEZ

Que conste que no quiero que suene a peyorativo, pero una vez más hay que afrontar la inminente temporada de la confirmación en Primera con el máximo de ilusión. Sigo pensando que la pretemporada solo sirve para poner en forma a los futbolistas y conjuntarlos. Los resultados son lo de menos por lo que hay que dejarse de alarmismos en este período.

La hora de la verdad comenzará en agosto con el primer partido de liga con el hándicap de que todavía no estará acoplada toda la plantilla. No es lo más preocupante, pero no conviene dormirse en un proceso que marcará el devenir del curso. Es importante que en la primera fase del calendario no empecemos con números rojos, porque la ansiedad de tener que remontar es demasiado lastre. Es evidente la incógnita del rendimiento de un equipo remozado más de lo deseado con un nuevo preparador. El joven argentino Luis Zubeldía se la juega al todo o nada y nos conviene a todos los aficionados alavesistas que acierte cuanto antes con la tecla.

La hora de la verdad comenzará en agosto con el primer partido de liga con el hándicap de que todavía no estará acoplada toda la plantilla.

A partir de esta primera semana de entrenamientos se cargarán los jugadores de tono físico y también de esa unión mental tan básica en un vestuario. A falta de aproximadamente media docena de fichajes y alguna salida para compensar, toca echar mano de los canteranos del filial para rellenar el grupo. Aunque por un motivo forzado, por lo menos, tendrán la oportunidad de que se les vea la cara. Igual, alguno enamora al técnico albiazul en el roce del día a día, que es como surgen los flechazos. Hablando del resto, podríamos hablar de una mitad sobre la decena que repite galones y hay de todo con contrato.

De los llamados a repetir como puntales, a los que dan un paso al frente o tienen los días contados en el club. Todos sabemos sus nombres, así como los que ya han dejado su poso y han tenido que volar fuera por imperativo legal. Y aquí está la otra hornada del grupo con la difícil tarea de sumar y hacer olvidar a los que nos hicieron soñar con la Copa del Rey. Y aquí empiezo a personalizar con hombres como Zidane -de la cantera madridista- y Pedraza -otro cedido, ahora del Villarreal-. También me entran las dudas con más casos como Duarte del Espanyol y Hernández de la Real, que todavía no valen para sus conjuntos de origen. Quiero pensar que aquí tienen la mejor opción para reivindicarse y poner en entredicho a más de un visionario de talentos.

De otra forma, me consta que se empieza a reclutar a elementos para la causa -como el punta Sobrino y el central Maripán por descubrir-, ya que trabajar para los demás con cedidos es como las trasnochadas reformas laborales sin convenios. El caso es que tendrán que llegar más refuerzos defensivos -ojalá un conocido como Ely- y luego los lesionados Laguardia y el vitoriano Einar. Pero donde habrá que dar el do de pecho es con los futbolistas de ataque, tanto primeros como segundos delanteros, faceta donde más se cojeó la temporada pasada. Por mucho que la consigna sea más o menos ‘amarrategui’, cuando se tenga el balón habrá que asustar más al portero contrario.

Fotos

Vídeos