EL HORARIO DE LOS PARTIDOS

Historias en albiazul

Un encuentro de Liga del Alavés y una corrida de toros coincidieron en Vitoria el 28 de septiembre de 1969

Caricatura alusiva a la coincidencia de un partido del Alavés con una corrida de toros publicada en el desaparecido ‘Norte Expres’./
Caricatura alusiva a la coincidencia de un partido del Alavés con una corrida de toros publicada en el desaparecido ‘Norte Expres’.
Santiago de Pablo
SANTIAGO DE PABLO

Los horarios de la Liga han cambiado radicalmente en los últimos años. Seguramente, muchos lectores recuerdan esos programas estándar, con choques concentrados casi siempre el domingo por la tarde. Sin embargo, en ocasiones había circunstancias que hacían que se intentara modificar el inicio establecido. Los motivos pueden parecer curiosos hoy, pero reflejan bien la mentalidad de cada época. Por ejemplo, el 3 de abril de 1955 el Alavés se enfrentaba en Mendizorroza al Málaga en encuentro correspondiente a Primera División. La prensa informó que, «en vista de que el próximo día 3, fecha en que nos visita el Málaga, tiene anunciada su entrada el nuevo obispo de la Diócesis, la directiva, a ruego de la organización de los actos, ha solicitado de la Federación el adelanto de la hora de comienzo del partido».

En principio, parecía que el cambio no era fácil pues, al ser una de las últimas jornadas de Liga, el ente federativo era partidario de empezar todos los enfrentamientos a la vez. Sin embargo, finalmente el choque arrancó a las 3.45 horas de la tarde, «con el fin de facilitar al público la asistencia a los actos de recepción del nuevo obispo». Parece que la llegada del prelado Francisco Peralta dio suerte a los albiazules, pues al día siguiente la prensa informaba con grandes titulares de la entrada solemne del obispo y la victoria del Alavés por 5-1.

El domingo 28 de septiembre de 1969, los motivos para especular con un posible cambio del Alavés-Racing de Santander, de Tercera División, fueron muy distintos. Esa tarde había corrida de toros en Vitoria con la participación de Alfredo Leal, Rafael Benítez ‘El Cordobés’ y Sebastián Palomo Linares. Era un cartel de lujo, lo que hizo que la expectación fuera muy grande, sobre todo por ‘El Cordobés’. Unos días antes corrió por la ciudad el rumor de que los organizadores del festejo habían ofrecido dinero al Alavés para que este modificara el horario inicial, pasando el partido a la mañana del domingo. Al parecer, la directiva del club pidió 100.000 pesetas como compensación, mientras que, por parte taurina, solo se comprometían a entregar 25.000. No hubo acuerdo y se mantuvo la hora anunciada, las 4.45 de la tarde.

Pese a la coincidencia con los toros, se aseguraba que existía gran interés en el encuentro: «Los aficionados se han percatado de la trascendencia del lance y se proponen apoyar a su equipo para poner su granito de arena en la consecución de la victoria. Vimos ayer un nuevo foco alavesista instalado en el bar Edén. Aquí existen preciosas corbatas albiazules para los clientes que quieran adquirirlas y una pizarra con versos alusivos a cada encuentro, en este caso el del Santander». Esos versos comenzaban con el pareado: «El Deportivo Alavés no teme ni al’ Cordobés’», lo que mostraba el ambiente que se vivía en Vitoria.

Al parecer, había aficionados que hubieran deseado estar en ambos eventos. Se decía que muchos alavesistas enfilarían «el paseo de Cervantes con la pesadilla de no poder estar al mismo tiempo en la plaza de toros. Sabemos también que otros se han encontrado con el dilema de elegir entre fútbol y toros, pero cada cual a lo suyo: los taurinos, con sus morlacos y los futboleros, con sus balones», recogió la prensa.

Al final, «hubo público para todo» y tanto el festejo como el partido tuvieron una excelente entrada. En el coso, los aficionados se entusiasmaron con la faena de los diestros: «Al final, y en medio del general entusiasmo del público, ‘El Cordobés’ y Alfredo Leal fueron paseados a hombros por el ruedo, abandonando el público la plaza entre entusiastas comentarios». Por su parte, «Mendizorroza registró una excelente entrada, rozando a las mejores habidas la pasada temporada. Creemos que ni los cálculos más optimistas llegaron a intuir la afluencia masiva de aficionados a los graderíos de nuestro estadio municipal». Lástima que el resultado no acompañara, pues el Racing arrancó un empate.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos