Una final para volver a empezar

La pareja Munir-Bojan, casi inédita en Liga, buscará la química que mostró el jueves en el duelo de Copa/Igor Aizpuru
La pareja Munir-Bojan, casi inédita en Liga, buscará la química que mostró el jueves en el duelo de Copa / Igor Aizpuru

El Alavés inaugura en Girona la era Abelardo con la necesidad moral de recortar a un partido la brecha con la salvación para sentirse vivo

IÑIGO CRESPO

El Alavés se encuentra hoy en el límite de la última frontera para sentirse con vida en la Liga. El conjunto albiazul estrena esta noche (21.00 horas, GOL) la era de Abelardo Fernández, el cuarto técnico que lo dirigirá tras solo trece jornadas disputadas, con la necesidad moral de recortar la brecha con la salvación a un solo partido para volver de lleno a la lucha por la permanencia. Una distancia de más de seis puntos, los que separan ahora a los vitorianos del Deportivo, abriría un abismo emocional a las primeras de cambio para la tropa del recién llegado "Pitu", que busca un golpe de efecto similar al que logró De Biasi en su debut frente al Levante en el Ciudad de Valencia.

El Alavés, al menos, saldrá ante el Girona con la certeza de que los puestos que marcan la permanencia continuarán a seis puntos tras la derrota del Deportivo frente al Sevilla, lo que serviría para relativizar un nuevo varapalo frente a los hombres de Pablo Machín. Pero el conjunto albiazul no puede permitirse dejar escapar más oportunidades con un tercio de campaña consumido, pues el hecho de que la brecha se mantenga inmóvil resulta tan engañoso como traicionero. La cruda lucha por la supervivencia empieza a definirse ya con muy escasos contendientes. Es más, el siguiente escalón, definido por el Athletic, se encuentra ya a ocho puntos de distancia, dos más de los que ha logrado el equipo vitoriano en más de tres meses de competición.

Abelardo se aferra esta noche a la efervescencia que puede provocar su nombramiento después de solo dos entrenamientos (ambos en Barcelona) al frente de su nuevo grupo, que arrastra seis bajas (Vigaray, Héctor y Sobrino por lesión y Ely, Manu García y Santos por sanción) y ha incorporado a los canteranos Martín Aguirregabiria, Víctor López y Erik Ruiz para su primera convocatoria liguera. El primero de ellos, que ya se estrenó de forma convincente en el duelo copero frente al Getafe en el lateral derecho, parte incluso con opciones de ser titular por la baja confirmada de Vigaray y la duda de Alexis, que tuvo que retirarse del duelo frente al Eibar por una lesión cervical. La otra gran incógnita, mientras tanto, se encuentra en el flanco izquierdo de la defensa. En este sentido, Duarte viajó a Barcelona con algunas molestias en el muslo y podría ser sustituido por Pedraza, quien regresaría de nuevo a la retaguardia.

El duelo frente al Girona, una de las revelaciones del campeonato por su particular estilo de juego (el 3-5-2 de Machín es casi innegociable), debería servir para medir el estilo o, cuanto menos, la vocación futbolística real del nuevo conjunto de Abelardo, aunque estará tan condicionado por su propia necesidad que resultará casi imposible encontrar demasiados signos novedosos o que habían permanecido ocultos en estas trece primeras jornadas de Liga.

Bojan y Munir

El Alavés, no obstante, encontró un respaldo vital en el choque de Copa frente al Getafe, en el que recuperó sobre todo la efectividad, el rigor, y, además, celebró un anhelado anticipo de lo que esperaba de Munir y Bojan. La química que lleguen a alcanzar los canteranos del Barça, dos de los jugadores con más talento individual de la plantilla, es todavía una de las grandes incógnitas y esperanzas de la hinchada albiazul. Y es que más allá del último encuentro, solventado con garantías por los hombres de Cabello para alcanzar de nuevo los octavos de final, Bojan y Munir solo habían compartido titularidad en una ocasión, ante el Villarreal en Mendizorroza, cuando el hispano-serbio tuvo que retirarse por lesión en el minuto 62.

El Alavés, que según anticipó Abelardo regresará a la línea de cuatro defensas, necesita alimentar su esperanza en la salvación desde hoy mismo ante el Girona, por mucho hándicap añadido que arrastre. El conjunto vitoriano deberá sobreponerse a las bajas de dos de sus grandes referentes, Ely y Manu García, en un nuevo duelo al límite. Dicen que todos los males llegan siempre de golpe o en el momento más delicado, pero solo las grandes crisis alumbran a los mejores supervivientes.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos