El Alavés afronta un derbi sin presión para probar las fuerzas

Medrán, Laguardia e Ibai, en primera línea en el inicio del entrenamiento de ayer en Ibaia./Jesús Andrade
Medrán, Laguardia e Ibai, en primera línea en el inicio del entrenamiento de ayer en Ibaia. / Jesús Andrade

Abelardo asegura que si el Alavés logra la permanencia «es para sacar el autobús por las calles peatonales de Vitoria» y pide «seguir con humildad» hasta el final de la Liga

Fernando Ruiz de Esquide
FERNANDO RUIZ DE ESQUIDE

Por primera vez sin presión añadida. Tras el importantísimo triunfo ante el Levante que ha dejado el descenso a un margen considerable, el Alavés se presenta hoy en el derbi de Anoeta con el objetivo de medir sus fuerzas. Tan cierto es que la Real Sociedad ha quedado por detrás en la tabla como que el potencial del conjunto de Eusebio resulta una clara amenaza. Ayer, un Abelardo de magnífico humor quiso dejar claras sus ideas tras ser cuestionado sobre si en la situación actual en la tabla, más cerca de la séptima plaza europea que de la zona roja, hay que mirar de reojo a otros objetivos. «Date cuenta cómo estábamos hace tres meses en Girona, creo que tal y como estaba la situación, si conseguimos la permanencia es para sacar el autobús por las calles peatonales de Vitoria. Sería para celebrarlo. Yo por lo menos lo voy a celebrar mucho», aventuró. Evidentemente, sin renunciar a nada. «Si faltan tres partidos y tenemos 35 puntos (ahora son 31 y restan doce duelos), será la permanencia, si tenemos 52, diré: ‘Jodé, vamos a pelear por Europa’. Ahora se ve todo muy bonito, pero hay que ser cautos. Hemos conseguido 25 puntos en trece partidos, que para mí era impensable».

En el contexto actual, el mejor de la temporada en todos los aspectos, el técnico asturiano pidió ayer seguir «con los conceptos claros y nuestras señas de identidad» y, de esa forma, también «humildad» para afrontar «doce finales» que arrancan hoy en San Sebastián. Un partido que cierra una tanda de tres en apenas ocho días y, por tanto, con acumulación de esfuerzos en las piernas de los futbolistas. También en los de la Real Sociedad, que jugaron igualmente el jueves ante el Betis. Abelardo reconoció que el trabajo de las dos últimas sesiones ha sido «regenerativo para recuperar a los jugadores» y la intención es mantener el ritmo físico que caracteriza al Alavés. «A ver si estamos frescos y podemos hacer un buen partido. Es un derbi, un partido bonito y motivamente para todos», remarcó.

Sin Munir y cambios

El Alavés contará hoy con un cambio obligado por la sanción de Munir y todo apunta a que Rubén Sobrino volverá a ser el encargado de acompañar a Guidetti en el dúo de ataque. Pero Abelardo ya anunció hace una semana que su idea era modificar el once en estos duelos consecutivos «en los puestos de más desgaste» para tratar de sostener la intensidad.

A priori, la defensa será la única línea donde repetirá el cuarteto habitual. Porque Alexis, relevo habitual en los últimos choques, sufre una sobrecarga que ayer le impidió entrenar y le dejó fuera de la expedición albiazul. El técnico vitoriano, con Vigaray lesionado, decidió llamar a última hora al canterano Víctor López. Un extremo o lateral diestro que aún no ha debutado en la Liga Santander, pero ya jugó completos los dos partidos de Copa frente al Formentera. En cualquier caso, todo indica que Martín, Laguardia, Ely y Duarte continuarán en la zaga alavesista.

Las incógnitas que, en un Alavés donde Abelardo reconoció «tener dudas con el once inicial», residen en el centro del campo y los extremos. Pero Manu García, que ha jugado los dos partidos anteriores como titular, podría dejar su puesto a Daniel Torres, que ya disputó los choques en el Santiago Bernabéu y en Villarreal. Para las alas, Hernán Pérez, Ibai y Pedraza se disputan a priori dos plazas. No obstante, también aparece la figura de Burgui, ya con minutos en los dos últimos duelos, aunque el técnico alavesista lo ha utilizado de forma más frecuente como segundo punta.

Con unos u otros, el Alavés tratará de hacer frente a una Real Sociedad a la que Abelardo ve «en una gran línea. Jugaron muy bien el día del Levante (3-0), frente al Valencia pese a perder (2-1) y el jueves ante el Betis (0-0)», recordó. La escuadra de Eusebio atraviesa un momento delicado al haberse alejado de la pelea europea, pero en los dos últimos encuentros en casa ha anotado ocho goles sin encajar ninguno contra el Deportivo de La Coruña y el equipo levantinista.

El técnico albiazul matizó que con Juanmi y Canales en la zona de ataque por las lesiones de William José y Xabi Prieto, la Real, «sin que sea mejor o peor, ha ganado en movilidad y velocidad» en la zona ofensiva dentro de su idea de «llevar la iniciativa». A partir de ahí precisó que las dos ideas posibles son «apretarles arriba uno a uno o esperarles un poco y tapar los espacios», aunque no aclaró por cuál se decantará. Abelardo confía, en cualquer caso, en que su equipo también es capaz «de hacer mucho daño» en Anoeta.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos