Darse un lujo en el Metropolitano

Los jugadores entrenan en Ibaia antes de partir hacia Madrid/Jesús Andrade
Los jugadores entrenan en Ibaia antes de partir hacia Madrid / Jesús Andrade

El Alavés, revitalizado con tres triunfos consecutivos, visita al Atlético, la roca de la Liga, que no termina de arrancar en su majestuoso estadio

IÑIGO CRESPO

El Alavés no habría podido escoger un momento más idóneo para visitar a la roca de la Liga. El equipo de Abelardo, revitalizado y exultante después de lograr tres victorias consecutivas -dos en el campeonato de la regularidad y una en la Copa del Rey-, se mide esta noche al Atlético de Madrid más hermético y efectivo, que mantiene su condición de invicto y figura como la mejor defensa de la competición. El panorama de los vitorianos ha cambiado de tal forma que el encuentro de esta noche ha pasado de ser un suplicio anunciado a una ventana para terminar de cerrar las heridas o, cuanto menos, para sentirse de nuevo un inquilino de pleno derecho de la máxima categoría del fútbol español.

Los triunfos ante el Getafe y, sobre todo, frente al Girona y Las Palmas han corregido de forma contundente la aterradora caída libre que sufría el conjunto albiazul. No había más que observar el ambiente que se respiraba ayer en el entrenamiento de Ibaia, con sonrisas que parecían pertenecer a un lejano tiempo en el que el Alavés recompensaba a su abnegada hinchada con una esporádica alegría. Por mucho que la realidad que atraviesa el equipo no se ha sacudido todavía la oscuridad que le persigue, ha logrado al menos restaurar su autoestima lo suficiente para plantarse en el Wanda Metropolitano alejado de sus viejos complejos, que lo mantenían asustado y atenazado en las últimas jornadas. «No vamos a bajar del autobús con el partido perdido», lanzó ayer Abelardo, poco antes de emprender el viaje.

Un rival en regeneración

El técnico albiazul no podrá contar todavía con Ely, Sobrino, Laguardia, Héctor y Vigaray, en proceso de recuperación de sus respectivas lesiones, pero confía en contrarrestar la abrumadora eficacia que muestra la tropa del ‘Cholo’ Simeone con la espectacular inercia que ha logrado con sus dos victorias ligueras, cada cual más sólida. «Es el equipo más competitivo de la Liga y, por lo tanto, muy difícil de sorprender. La mentalidad de su entrenador y sus jugadores es extraordinaria», subrayó el asturiano. El Atlético, mientras tanto, intenta regenerarse desde su fútbol más rácano y minimalista, tal y como demostró ante el Betis en el Benito Villamarín, donde ganó por la mínima a pesar de acumular solo un 26% de la posesión.

El temible adversario de hoy, por lo tanto, se encuentra de nuevo en su fase más primitiva, a lo que desea agarrarse el Alavés para salir fortalecido del nuevo estadio madrileño y encarar con un optimismo desbordante la recta final de la primera vuelta. «Es un equipo con muy pocos defectos, y tenemos que estar tremendamente concentrados para no dejarles pensar», avanzó Abelardo. El Atlético, por su lado, ha cosechado tantos triunfos (tres) como empates como local, si bien es cierto que ha recibido ya a algunos de los principales huesos de la Liga, como el Barcelona, el Real Madrid y el Villarreal.

En cualquier caso, el entorno ‘colchonero’ lamenta que el fútbol no termine de ser justo con el majestuoso Wanda Metropolitano. El feudo del Atlético es uno de los estadios más modernos e imponentes de Europa, pero los momentos de fatalidad que ha albergado son hasta ahora más numerosos que las estampas de euforia que le acompañan. El equipo de Simeone no termina de arrancar en su estadio, ese que los hinchas invocaban desde el verano como una de las armas más poderosas para la presente temporada. Los rojiblancos sufrieron un tremendo golpe ante el Qarabag azerbayano (1-1) del que no se recuperaron y que terminó por traducirse en su eliminación en la Champions League, una herida todavía reciente.

En la Liga, mientras tanto, el lujo que lo envuelve parece un tanto ostentoso al comprobar que es el terreno de juego en el que menos goles se han visto en lo que va de campeonato -siete locales y tres visitantes-. En el vitoriano Mendizorroza, sin ir más lejos, se han registrado casi el doble -19, seis de ellos por parte local-. El turno de intentar asaltar el Metropolitano será hoy para el conjunto albiazul, que persigue una noche de ensueño para salir disparado con su cuarta victoria consecutiva.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos