Una cadena histórica

Abelardo y todo el equipo albiazul explotan de alegría después de la victoria./Blanca Castillo
Abelardo y todo el equipo albiazul explotan de alegría después de la victoria. / Blanca Castillo

El Alavés enlazó su tercera victoria, la mejor racha que ha conocido en sus 13 campañas en Primera

IÑIGO CRESPO

Los registros del Alavés de Abelardo ya no son solo inusuales para un equipo que trata de fugarse del descenso, sino que empiezan a alcanzar tintes históricos en la trayectoria total de los albiazules en Primera División. Con su sólido triunfo ante el Deportivo, un rival directo en lucha por la supervivencia en la élite, el equipo vitoriano enlaza tres triunfos por segunda vez en sus trece años en la máxima competición del fútbol español, una barrera que nunca ha franqueado hasta hoy.

Es cierto que la oportunidad de conseguir la cuarta victoria consecutiva tiene ante sí uno de los mayores obstáculos posibles, ya que el próximo encuentro llevará al Alavés al Santiago Bernabéu para enfrentarse al Real Madrid. La trayectoria hasta hoy, sin embargo, ofrece una medida exacta de la reconversión que ha sufrido el conjunto albiazul, que ha puesto contra las cuerdas a cada uno de sus adversarios a excepción del Athletic en San Mamés.

El Barcelona y el Atlético salvaron los muebles con el margen más estrecho y en su propio feudo. El resto, con independencia del escenario y del contrincante, se quedaron sin festejar el triunfo ante el Alavés, y solo uno de ellos (el Leganés en Mendizorroza) consiguió llenar su granero con un punto cuando se cumplía el tiempo reglamentario. El Celta, el Villarreal y el Deportivo, por su lado, son las últimas víctimas del resurgir vitoriano, que se aleja ya hasta los diez puntos de la zona de descenso. Sus rivales directos, de hecho, empiezan a tachar su nombre de la lista de posibles objetivos a los que dar caza.

Repertorio amplio y sólido

Lo más alentador ahora para el Alavés, en este sentido, es que la reacción no se reduce solo a un mes estratosférico, sino que el conjunto vitoriano cuenta ahora con un repertorio futbolístico amplio y sólido. Ese es, sin duda, el mejor seguro ante posibles derrumbamientos inesperados, el mayor peligro para cualquier aspirante a sellar la permanencia en el tramo decisivo del campeonato. Los albiazules, además, atraviesan una auténtica primavera goleadora, ya que la última vez que se quedaron sin marcar fue el 7 de enero en Bilbao. Todo ello ha contribuido a la mejor racha de tres partidos de la historia del Alavés en Primera División.

Solo el pasado curso, a las órdenes de Mauricio Pellegrino, el Alavés consiguió la misma cadena que exhibe ahora en su tarjeta de presentación, y fue en la recta final de la temporada. Pero el pilar sobre el que se sustenta ahora el espectacular rendimiento del conjunto albiazul es sin duda Mendizorroza, que solo ha dejado escapar dos puntos en seis jornadas. La última derrota, dolorosísima ante el Eibar y que acabó con la era De Biasi, se remonta al 25 de noviembre, una fecha que pertenece ya a un lejano pasado a punto de olvidar. Los hombres de Abelardo, mientras tanto, miran al descenso desde una elevada torre de diez puntos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos