Cuatro heridos, uno grave, en una pelea entre hinchas alaveses y del Racing

Ertzaintza y Policía Local han enviado a los aficionados a su ciudad de origen /
Ertzaintza y Policía Local han enviado a los aficionados a su ciudad de origen

La Ertzaintza ha identificado a 49 implicados en los incidentes en el que ha habido lanzamiento de botellas, sillas y mesas

ALBERTO CANTO

Cuatro personas resultaron heridas, una de la cuales tuvo que ser atendida en las Urgencias del Hospital Santiago, en la batalla campal que protagonizaron pasadas las 13.30 horas del sábado grupos ultras en el barrio de Adurza, en concreto, en la rotonda de Olárizu, en Vitoria.

Los hechos se iniciaron cuando uno de los colectivos, que esperaba en la terraza de un bar de la zona, observó la presencia de otros seguidores radicales, momento en que comenzó el lanzamiento de botellas, sillas y mesas. En la pelea, según confirmaron a EL CORREO fuentes de la Ertzaintza, participaron «aficionados alaveses» y del Racing de Santander, cuyo equipo se enfrentó este sábado al Vitoria en Olaranbe.

Un hombre de 26 años domiciliado en Zarautz ha sido identificado por estos hechos y se han abierto diligencias contra él en calidad de investigado, según han confirmado fuentes del Departamento vasco de Seguridad. También han sido identificadas otras 48 personas.

Los seguidores radicales del Racing de Santander han sido apartados por la Ertzaintza y posteriormente enviados en dos autobuses a su ciudad de origen, sin que pudieran acceder al campo de Olaranbe para presenciar el encuentro.

Durante la pelea, que pudo deberse a una quedada previa, los participantes arrojaron sillas y mesas de la terraza de un restaurante y también se produjeron otros destrozos en el mobiliario urbano. Según informaron testigos presenciales, un grupo de ultras estaba esperando en una terraza de un bar en la rotonda de Olárizu con palos y muletas. Cuando vieron aparecer de frente a la otra cuadrilla de hinchas ultras, se levantaron y comenzaron los incidentes. Al grito de «ahí están, ya vienen» volcaron un contenedor de vídrios y comenzaron a lanzar botellas, mesas y sillas.

En los incidentes participaron radicales con camisetas del Alavés, Racing de Santander y Real Sociedad, aunque la mayoría sin distintivos. Según algunos testigos también habría aficionados del Eibar, aunque este dato no ha sido confirmado por las autoridades locales. Según se aprecia en los vídeos grabados por aficionados, cuando llegó la Policía Local los ultras salieron huyendo por la calle Heraclio Fournier, pero varios fueron retenidos por los agentes municipales.

Urtaran y C. D. Vitoria

El alcalde de Vitoria, Gorka Urtaran, expresó a través de las redes sociales su condena a estas peleas «entre ultras» de izquierdas y de derechas. «Esta gente no tiene sitio en Vitoria-Gasteiz», subrayó el regidor municipal. También el C. D. Vitoria condenó «enérgicamente cualquier tipo de violencia en el deporte» y desligó la riña de su partido. De hecho, según confrimó el club, los aficionado cántabros que sí entraron al campo tuvieron un comportamiento modélico.

Fotos

Vídeos