Los arquitectos del nuevo Bernabéu diseñarán el futuro Mendizorroza

Imagen virtual del futuro estadio del Real Madrid./
Imagen virtual del futuro estadio del Real Madrid.

El equipo L35 participa en el diseño del principal estadio de Vitoria, lo que genera expectación pero también incógnitas

Iosu Cueto
IOSU CUETO

El diseño del nuevo Mendizorroza es uno de los secretos mejor guardados por el Alavés, quizá porque hace un año y medio miles de aficionados asumieron un anteproyecto que con el paso del tiempo ha quedado desdibujado. Ahora, el futuro templo albiazul está en manos del equipo de arquitectos L35, con sede en Madrid. Estos profesionales son los mismos que han proyectado el nuevo estadio Santiago Bernabéu. Su diseño destaca por las superficies curvadas que reflejan la luz. No obstante, Vitoria jamás podría soñar con algo similar, dado que el Real Madrid invertirá unos 400 millones en un coliseo descomunal que incluirá desde un gran centro comercial a un hotel.

El plan de reforma del estadio del Alavés, mucho más discreto, se presentó a finales de 2016 y se llamaba 'Mendizorroza 2021' -en referencia al año del centenario- y barajaba una ampliación del recinto para pasar de las 19.840 localidades actuales a 32.000.

Más información

La maqueta de ese diseño inicial, obra de los arquitectos Javier Mozas y Eduardo Aguirre, se pudo contemplar entre finales de 2016 y septiembre de 2017 en el local de la calle Dato que el grupo Alavés-Baskonia ocupó de forma temporal mientras reformaba su tienda de General Álava. Los detalles más característicos eran la ampliación del aforo gracias a la ampliación hacia arriba de la grada existente y la superposición de un nuevo anillo. El interior incluía oficinas, taquillas, ludoteca y una zona terciaria en la que se incluían tiendas, bares y un restaurante. El exterior se revestiría de madera laminada para buscar la integración paisajística y una mayor eficiencia energética.

Aquella recreación ha evolucionado pero habrá que esperar al proyecto definitivo para valorar algunas incógnitas que podrían surgir, como el impacto del campo en su entorno. Se da por descontado que la ampliación del aforo complicará el tráfico en toda la zona cada día de partido.

Otra de las incógnitas, relacionada con la anterior, tiene que ver con la posible afección sobre el aparcamiento, que ya perderá decenas de plazas por la implantación del 'bus exprés' en el extremo opuesto a Mendizorroza, en la calle Salvatierrabide.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos