El catalejo de los auxiliares afina para los visitantes

Pacheco y Pina protestan ante González Fuertes al final del partido mientras el delegado albiazul, Sendoa Aguirre, trata de apaciguar los ánimos /Igor Aizpuru
Pacheco y Pina protestan ante González Fuertes al final del partido mientras el delegado albiazul, Sendoa Aguirre, trata de apaciguar los ánimos / Igor Aizpuru

Anulan un gol de Sobrino que ni las imágenes permiten aclarar y observan el penalti de Ely que el colegiado había pasado por alto

Fernando Ruiz de Esquide
FERNANDO RUIZ DE ESQUIDE

Todo lo que transcurrió con tranquilidad durante 79 minutos se convirtió este jueves en estampida hasta casi el 96, cuando González Fuertes decidió dar por concluido el partido. En este corto tramo se repartieron ocho cartulinas amarillas sobre el césped, llegó el penalti de Ely sobre Juanpe, pérdidas constantes de tiempo del Girona como las de Timor, temperamentos al límite como el de Wakaso... Aunque las decisiones arbitrales determinantes, en general, llegaron desde las bandas. Este jueves, el catalejo de los auxiliares afinó para los amarillos y se olvidó de los albiazules.

Posiblemente el partido se decidió en el minuto 56. Cuando el ayudante de la banda de Principal apreció fuera de juego en una acción donde Sobrino entraba desde atrás y conectó un certero cabezazo cruzado a la red. Múltiples repeticiones televisivas no aclararon definitivamente la jugada. Pero sí apuntan a que el ariete alavesista marcaba la raya con la línea defensiva. Solo el auxiliar, en una intuición, vio más en el campo. Una posición adelantada que no lo pareció.

Desde la Preferencia, el otro ayudante de González Fuertes sí acertó después en la acción del penalti de Ely sobre Juanpe. El central soltó el brazo innecesariamente sobre el cuello del visitante. El colegiado, que observaba la acción, no la señaló. Sí unos segundos después, cuando su auxiliar se lo anunció. No hay fortuna para el Alavés en cualquier caso con el árbitro asturiano. Aquel que hace un par de temporadas en El Sadar expulsó a Mora para dejar en el campo a Berenguer tras una agresión. El mismo que el inicio del año se inventó un penalti de Duarte sobre Raúl García en Bilbao...

Fuera de juego inexistente

Pero no fue la tarde noche de los que levantan la bandera. Como se demostró ya a última hora, cuando se señaló un fuera de juego inexistente sobre Munir. Antes de un pase atrás que Manu García remató y un defensa salvó sobre la línea. Antes el vitoriano había marcado otro. Esta vez sí en posición adelantada. Como tampoco hubo dudas en la primera mitad, cuando Ely cometió falta sobre Bono antes de que el colegiado anulara otro tanto a los albiazules.

No dio para mucho ya. Cuatro minutos de descuento que acabaron casi en seis y donde se jugaron apenas dos o tres. Timor se desplomó tras un leve contacto y llegaron las tanganas, los nervios, la derrota y las protestas colectivas camino del vestuario. Rabia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos