El amargo sueño de Guidetti

Guidetti en su debut con su selección en el Mundial/AFP
Guidetti en su debut con su selección en el Mundial / AFP

El ariete al fin debutó en un Mundial con 18 minutos ante Alemania, pero sufrió un mazazo con el gol de Kroos en el 95, que deja a Suecia contra las cuerdas

Iñigo Crespo
IÑIGO CRESPO

John Guidetti estaba casi seguro de que no se marcharía de Rusia sin saber lo que es jugar un Mundial, competir entre los mejores futbolistas del planeta en el torneo más codiciado e, incluso, enfrentarse a la selección campeona del mundo. El propio seleccionador sueco, Janne Andersson, le insinuó que cumpliría su sueño de estrenarse en la cita planetaria si se recuperaba a tiempo del esguince que sufrió durante la primera semana de concentración. Participar en la Copa del Mundo fue el motor principal que impulsó la última temporada del delantero del Alavés, y más después de que el combinado nórdico fuera incapaz de clasificarse para las dos ediciones anteriores. Todo iba rodado para Guidetti, quien saltó al campo en el minuto 78 con un valioso punto en el bolsillo, pero la poderosa Alemania le tenía reservado ese amargo desenlace tan habitual en su historia.

Con el gol de Toni Kroos en el minuto 95, con el descuento ya cumplido, Suecia pasó de noquear a Alemania a quedarse casi contra las cuerdas. Y Guidetti, que esperaba conservar un dulce recuerdo de su estreno, con un empate ante la vigente campeona mundial, sintió cómo un escalofrío de incredulidad y rabia recorría su cuerpo al ver que el guardameta Olsen, se quedaba corto en la estirada. Su equipo posee ahora los mismos puntos que el conjunto teutón, que se medirá a la débil Corea del Sur. Los escandinavos, mientras tanto, se enfrentarán a México, el cuadro que más fiable se ha mostrado en el grupo F.

Resultaba difícil imaginar un escenario más favorable para el debut del atacante albiazul. Corría el minuto 78, el marcador reflejaba un valioso 1-1, con Alemania al borde del abismo y una ventaja virtual de 3 puntos en la clasificación a falta de solo una jornada para que finalizara la fase de grupos. Y solo cuatro minutos después de que Guidetti saltara al campo, Jerome Boateng vio la segunda cartulina amarilla. Suecia pareció sacudirse el asedio teutón por un instante, y el propio Guidetti amenazó con poner a prueba a Manuel Neuer, aunque su disparo fue demasiado débil y centrado. Pese a todo, el empate dejaba a tiro la clasificación a octavos.

Guidetti ya formaba parte de la reducida lista de mundialistas que ostenta el Alavés. Y es que al margen del sueco, solo el australiano John Aloisi supo lo que es disputar la máxima competición internacional como jugador albiazul. Hombres como Ciriaco, Quincoces y Valdano, que incluso llegó a levantar la copa de campeón, en 1986, también gozaron del privilegio de jugar un Mundial, pero no estaban entonces enrolados en el equipo vitoriano.

Pero la alegría de los suecos se truncó con el zapatazo teledirigido de Kroos en el minuto 95. Los nórdicos vieron cómo el enorme esfuerzo que realizaron para sorprender a la maquinaria de Joachim Löw con el gol de Toivonen y la posterior resistencia saltaron por los aires con el brillante zapatazo del centrocampista.

En defensa de Durmaz

La rabia que se desató fue tal, que las redes sociales se cebaron con Jimmy Durmaz, el autor de la falta en la acción decisiva. La cuenta de Instagram del jugador sueco, de origen turco, se llenó de reproches e insultos, muchos de ellos racistas. Sus compañeros, incluido el propio Guidetti, no tardaron en salir en su defensa. «Estuvo corriendo y luchando todo el partido. Fue mala suerte. Es totalmente idiota atacarle por eso», sentenció el ariete albiazul

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos