Fútbol

Mendizorroza persigue su alma

Munir, en primer término, tiene grandes opciones para salir en el once titular ante el Villarreal./Rafa Gutiérrez
Munir, en primer término, tiene grandes opciones para salir en el once titular ante el Villarreal. / Rafa Gutiérrez

El Alavés, que solo ha encajado tres derrotas en casa desde noviembre, debe reforzar su feudo para recobrar el pulso

Iñigo Crespo
IÑIGO CRESPO

Dicen que el valor extra de jugar en feudo propio existe pero es casi intangible. El Alavés, sin embargo, sabe que el impulso que le ofrece Mendizorroza es casi un tesoro que le permite mantener la guardia alta y la moral intacta en los momentos de mayor zozobra. Y aunque sea imposible medir el alcance exacto del ambiente y del aliento de su hinchada en los puntos que obtuvo cuando actuó como local, los registros que ha acumulado el conjunto albiazul en el estadio vitoriano resultan contundentes e irrebatibles. Desde el pasado noviembre, cuando el Espanyol se fue con el triunfo en los últimos instantes, solo el Barça (en dos ocasiones) y Osasuna han mancillado la fortaleza de Mendizorroza.

El Alavés sabe que este curso necesitará aún más el respaldo de su estadio, pues el panorama es ahora mucho más oscuro que hace un año. Los hombres de Zubeldía, todavía inconsistentes con la pelota y frágiles en el aspecto mental, persiguen el alma que ha caracterizado la pujanza del equipo albiazul en los últimos años, que le han permitido firmar tres ascensos vertiginosos y alcanzar una histórica final de Copa. Los números que lucieron los albiazules durante la segunda vuelta del pasado curso como locales fueron de equipo puntero; no tanto por los puntos que recolectaron, sino por la dificultad de que sus cimientos cayeran. A ese factor se aferra hoy el conjunto vitoriano, necesitado de los primeros puntos para alimentar su esperanza.

El Alavés tiene ya a sus nuevas piezas listas para actuar durante el partido al completo. Zubeldía, de hecho, deslizó el viernes que Medrán y Munir, que no partieron en el once ante el Celta en Balaídos, tienen grandes opciones de saltar de inicio en Mendizorroza para recibir al Villarreal. El de este mediodía será, por tanto, el primer examen que afrontarán los albiazules en plenas facultades, y que le darán la medida exacta tras sus tres primeras derrotas y sus últimas maniobras en el mercado.

El Villarreal arrastra unas dudas similares, aunque su pegada ha neutralizado hasta ahora los daños

A primera vista, no parece el día más propicio para que la andadura del Alavés dé un vuelco absoluto, por aquello de que recibe la visita de un equipo europeo que se ha instalado en la zona noble de la Liga en los últimos tiempos. Al Villarreal, sin embargo, le azotan unas dudas similares a las que han golpeado la autoestima albiazul, aunque su facilidad goleadora le ha ayudado a neutralizar los daños. Los castellonenses, rebosantes de dinamita en su poderoso ataque, se muestran aún inseguros en su fútbol, todavía sin pulir, y, sobre todo, su retaguardia, que ha recibido al menos un gol en los cuatro partidos que han disputado entre la Liga y la Europa League.

Ocasiones sin acierto

Pero el Alavés tiene por ahora más frentes abiertos que su próximo adversario. Si bien es cierto que su ambiente se vuelve menos tóxico que el del Villarreal ante la adversidad, el conjunto albiazul no ha conseguido dejar su portería a cero y, lo que resulta más preocupante, encadena tres encuentros sin acierto, por mucho que haya dispuesto de las ocasiones más claras ante el Leganés, el Barcelona y el Celta. Pero la puntería es algo que escapa al control y que se vuelve aún más esquiva cuando se mezcla con la obsesión, por lo que Zubeldía trata de poner el foco en el criterio de la circulación y en la creación de oportunidades, el camino más corto para aumentar las probabilidades de marcar.

El estreno de Álvaro Medrán, que se quedó a última hora en la grada de Balaídos, ofrecerá un termómetro del fútbol que será capaz de generar el Alavés, un tanto espeso y falto de control en el juego. Es seguro, por lo tanto, que el técnico argentino introducirá algunas variaciones con respecto al once que cosechó la tercera derrota de la campaña. Y no solo por la inclusión de Munir y Medrán, ya que Wakaso o Manu García tienen muchas posibilidades de regresar al once en detrimento de Torres. Zubeldía, además, cuenta con numerosas variantes para las alas, donde es probable que Romero, Burgui e Ibai se disputen una posición.

El Alavés con el que se topará hoy Mendizorroza es casi un misterio, ya que aún se encuentra lejos de dar con su once tipo. El estadio albiazul, sin embargo, no puede permitirse tachar más oportunidades para recobrar el músculo que le hizo poderoso durante la segunda vuelta del pasado curso. El conjunto vitoriano sabe que su feudo debe ser su castillo, y más al comprobar que su cartel como visitante ha menguado tras sus primeros naufragios. Hoy, al menos, debe empezar por recobrar su alma.

Fotos

Vídeos