El Alavés sopesa ya la opción de relevar a De Biasi en el banquillo

De Biasi ocnversa con Javier Cabello/Blanca castillo
De Biasi ocnversa con Javier Cabello / Blanca castillo

El técnico italiano queda muy tocado después del doble desastre ante Getafe y Eibar que ha hundido al equipo

FERNANDO RUIZ DE ESQUIDE

El Alavés medita la posibilidad de dar un nuevo volantazo en el banquillo para apurar unas opciones de permanencia que se alejan semana a semana. De hecho, el club sopesa ya alternativas a Gianni De Biasi para realizar un segundo relevo en la dirección técnica del equipo. Apenas se han disputado trece jornadas ligueras, pero con la escuadra albiazul a seis puntos de la permanencia y, sobre todo, tras unas últimas sensaciones sobre el césped que producen escalofríos, la entidad albiazul no renuncia a buscar un nuevo revulsivo. Sea de forma inmediata, incluso en los próximos días, o a corto plazo si la trayectoria alavesista no mejora en breve. La realidad, en cualquier caso, es que la continuidad del preparador alavesista se encuentra en este momento en el aire.

Porque en el inicio de una fase benigna del calendario los desastres consecutivos frente a Getafe (4-1) y Eibar (1-2), dos de los teóricos rivales por la permanencia, han provocado en el Alavés la sensación de última oportunidad. En las circunstancias actuales y aún con 25 jornadas por delante, el primer y único objetivo es evitar un hundimiento definitivo en los cuatro partidos que restan de 2017. Girona, Las Palmas, Atlético de Madrid y Málaga son los rivales ante los que el cuadro vitoriano se jugará la opción de, al menos, no tirar la temporada en el mes de diciembre. A partir de enero llegaría la posibilidad de conseguir refuerzos en el mercado invernal, además de recuperar a Víctor Laguardia para el centro de la defensa. En un contexto, no obstante, donde más que retoques se antoja que el equipo albiazul necesita una remodelación profunda de la plantilla.

Si con la goleada en el Coliseum Alfonso Pérez ya saltaron todas las alarmas en la entidad alavesista tras un choque donde un blandísimo equipo albiazul encajó un 2-0 en nueve minutos, el duelo frente al Eibar solo sirvió para generar aún más dudas. La incredulidad ante una alineación donde De Biasi prescindió de Pedraza y Munir, además de Medrán, no solo fue general entre los aficionados, también se reprodujo en clave interna. El preparador italiano, en la enésima vuelta de tuerca para tratar de dar con la tecla, dejó fuera del once a tres de los pocos futbolistas que aportan calidad a un grupo muy limitado en este aspecto. Las circunstancias del partido ante el Eibar tampoco ayudaron, un gol en una acción aislada y la autoexpulsión de Santos, pero el conjunto vitoriano, más allá del esfuerzo, volvió a ofrecer una imagen futbolística muy pobre.

Leve mejoría y retroceso

De Biasi ha completado hasta ahora siete partidos en el banquillo alavesista en la Liga, con dos victorias (Levante y Espanyol) y cinco derrotas. Una etapa que arrancó con triunfo a domicilio frente a la escuadra levantinista y continuó con derrotas ante Real Sociedad, Betis y Valencia. Una fase donde pese a los resultados negativos el equipo experimentó una leve mejoría en cuanto a consistencia. Con opciones hasta el tramo final de todos esos encuentros y los mejores minutos de juego de toda la temporada en el choque frente a la escuadra valencianista. Sin embargo, pese a la posterior y afortunada victoria ante el Espanyol en superioridad numérica, el Alavés ha experimentado en los dos últimos partidos un retroceso en todos los aspectos.

Esta amenaza evidente de derrumbamiento definitivo en la clasificación es la que llevado al club alavesista a barajar ya opciones de relevo para el banquillo alavesista. Sería la segunda ocasión en la que se produce tras la destitución anterior de Luis Zubeldía. El técnico argentino, la primera apuesta del club, apenas consiguió cubrir una etapa de cuatro partidos en el banquillo que cerró sin un solo punto en el casillero del equipo ni goles a favor. En aquella ocasión y antes de la contratación de De Biasi, Javier Cabello ejerció de técnico interino en los duelos ante el Deportivo de la Coruña y el Real Madrid. Fue en una circunstancia similar a la actual, con dos partidos en cuatro días. Ahora, el Alavés se prepara para recibir este jueves en la Copa del Rey al Getafe y visitar el próximo lunes al Girona en una de las últimas oportunidades para despertar en la Liga.

De Biasi, que tras la derrota ante el Eibar aseguró que nunca «va a bajar los brazos» y asumió que «si el club piensa que otro lo puede hacer mejor, me echa y nada más», sigue por ahora al frente de la dirección técnica del Alavés. Eso sí, con muy poco crédito y en una cuerda floja que puede romperse en cualquier momento.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos