Fútbol

El Alavés recupera el color en el momento más oportuno

Pina, Burgui, Ibai y Duarte felicitan a Munir tras conseguir el gol de la victoria el pasado jueves. /Igor Aizpuru
Pina, Burgui, Ibai y Duarte felicitan a Munir tras conseguir el gol de la victoria el pasado jueves. / Igor Aizpuru

Además de entrar de lleno en la lucha por la salvación antes del parón, el equipo albiazul refuerza su imagen exterior para el mercado invernal, donde irrumpirá con decisión

IÑIGO CRESPO

Hace menos de un mes, el Alavés estaba a punto de quedarse sin argumentos con los que aferrarse a Primera. Hundido en la tabla y con unos complejos evidentes en su fútbol tras la dolorosa derrota ante el Eibar, el conjunto albiazul había palidecido tanto, que incluso su obligatoria inversión en el mercado de invierno comenzó a volverse incierta. Si un equipo como el vitoriano era incapaz de transmitir un hilo de vida o esperanza a su hinchada, resultaba inimaginable que acudiera al bazar de enero con una expresión convincente y saludable. Es decir, con un proyecto deportivo sugerente para futbolistas de calidad o con una prometedora proyección. El espectacular despegue que ha protagonizado desde la llegada de Abelardo, sin embargo, ha virado por completo el escenario albiazul. Y no solo por haberse reenganchado a la lucha por la permanencia, sino porque ha reforzado su imagen exterior para reclutar el talento desde el 2 de enero.

Los rectores de las oficinas del paseo de Cervantes siempre han mirado con recelo el periodo de traspasos invernal. El propio director deportivo, Sergio Fernández, reconoció el pasado año la dificultad añadida de acertar en el mercado que se abre con la temporada lanzada, y que en contadas ocasiones ha servido de solución para los equipos con la soga al cuello. Se trata, más bien, de un pequeño paréntesis en el que introducir algunos retoques, como sucedió con Óscar Romero y, sobre todo Rodrigo Ely, cuya incorporación respondía a un plan trazado a largo plazo. Ahora, sin embargo, el club albiazul asume que deberá irrumpir con fuerza si no quiere arriesgarse a un nuevo desplome, esta vez sin red ni margen de error.

El Alavés mantiene su idea de incorporar a un ariete de referencia y a un lateral izquierdo de corte más sólido que ofensivo como piezas indispensables. A ellos, no obstante, pueden incorporarse otros perfiles que generaban numerosas dudas pero que, a día de hoy, no resultan tan prioritarios. El lateral derecho, renqueante desde que el Madrid diera marcha atrás a la cesión de Achraf, ha mejorado con las actuaciones de Martín. El centro de la defensa ha recuperado la seguridad y espera ya con los brazos abiertos a Laguardia. El Alavés, no obstante, se mantiene alerta en el centro del campo, ahora más consistente con la evolución de Tomás Pina, y las bandas, aunque el optimismo por poder retener a Pedraza ante un eventual interés del Villarreal por recuperarlo y la rehabilitación de Burgui han dotado de una mayor profundidad en los contragolpes del equipo vitoriano. Es decir, lo que hace solo unas semanas pedía a gritos una remodelación integral se ha convertido en una serie de ajustes necesarios para sostener el despegue albiazul más allá de enero.

La opción de Guidetti

Entre los perfiles que maneja el Alavés para reforzar su plantilla se encuentra subrayado el del delantero corpulento y de área, que acompañe a Munir en su particular cruzada solitaria con la defensa rival. Las características de John Guidetti, delantero del Celta, encajan en los requisitos que pide el conjunto albiazul. La operación por incorporar al ariete sueco, sin embargo, resulta compleja por diversos factores. El club celeste se encuentra a la expectativa ante la posible salida de Maxi Gómez, su delantero titular, y solo entonces dejaría marchar a Guidetti, cuyo salario se encuentra además por encima del estándar del Alavés. El sueco, sin embargo, sabe que necesita un rol de titular si quiere llegar al Mundial con opciones de jugar, y cree que en Vitoria partiría como primera opción.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos