Fútbol

El Alavés se plantea ampliar el contrato del canterano Martín

Martín Aguirregabiria realiza una entrada ante Nolito durante el encuentro frente al Sevilla en Mendizorroza. /César Manso
Martín Aguirregabiria realiza una entrada ante Nolito durante el encuentro frente al Sevilla en Mendizorroza. / César Manso

El club observa como un gran activo de futuro al lateral vitoriano, que tras su irrupción esta campaña ya prolongó su vínculo hasta el año 2021

IÑIGO CRESPO

El Alavés sopesa mejorar y ampliar el contrato de Martín Aguirregabiria, que ha protagonizado la irrupción más sorprendente de la temporada en Primera División. Aunque la unión entre el lateral y el club albiazul está garantizada hasta junio de 2021 tras la última renovación, pactada en diciembre, tanto el joven futbolista como el conjunto vitoriano entienden que su lugar en la escala salarial (todavía carece de contrato profesional) no se corresponde con el rendimiento que ha ofrecido desde su debut en Copa ante el Getafe y tras la llegada de Abelardo.

Martín, de 22 años recién cumplidos, es el jugador de fútbol base que más minutos ha disputado en la Liga (1.829, muy por delante de su inmediato perseguidor, En-Nesyri, del Málaga, con 1.595). Sus registros, reforzados con cuatro asistencias de gol, suponen un caso extraordinario, y más al tener en cuenta que ni siquiera figuraba como primera alternativa para el lateral derecho, ya que Luis Zubeldía contemplaba a Víctor López con más opciones para esa demarcación durante la pasada pretemporada.

El Alavés, que ha situado el trabajo de cantera como una de sus grandes prioridades a nivel internacional, quiere convertir a Martín en uno de los hombres bandera de su proyecto deportivo. Para ello, la entidad incluso medita romper la actual 'barrera' contractual de la plantilla, fijada en el año 2021. Y es que el carrilero vitoriano posee el vínculo más largo del vestuario junto a hombres como Rodrigo Ely, Rubén Sobrino y John Guidetti, aunque la incorporación del ariete sueco aún no se ha comunicado de manera oficial. Firmar una relación de al menos cuatro años no sería un movimiento nuevo por parte de la dirección albiazul, pues ya lo hizo dos veranos atrás con Daniel Torres y, de manera más reciente, con el italo-brasileño Ely, Burgui, Demirovic y Diéguez, entre otros.

La solución más oportuna

La irrupción de Martín, facilitada por Javier Cabello en el encuentro de vuelta de octavos de final de Copa ante el Getafe y consolidada con Abelardo, acabó de raíz con las dudas que generaba el lateral derecho desde el inicio de la campaña. Vigaray, que estuvo lejos de consolidarse tras competir el pasado curso con Kiko Femenía, sufrió una lesión de rodilla a finales de noviembre y desde entonces no reapareció. El canterano, por su parte, mostró una madurez y solidez impropias para su experiencia en la élite y su vocación ofensiva natural, que lo han conducido al décimo puesto de la plantilla en minutos disputados, por delante de jugadores como Víctor Laguardia, que permaneció lesionado hasta enero, Guillermo Maripán, Rubén Sobrino y Daniel Torres, entre otros.

Martín posee uno de los blindajes más elevados del conjunto albiazul (su cláusula de rescisión ronda los 30 millones de euros), lo que ha protegido al Alavés del interés de algunos clubes que se han visto cautivados por la meteórica evolución del defensor vitoriano y que habrían asumido una inversión menor para hacerse con una de las mayores sorpresas del fútbol español.

El canterano figura a día de hoy como única pieza fija para el lateral derecho de cara al próximo curso, ya que el rendimiento y el estado físico de Vigaray suponen hoy una auténtica incógnita. El Alavés, en este sentido, examinará las condiciones del lateral madrileño, cuyo contrato finaliza en 2019, antes de meterse de lleno en el mercado para incorporar a un tercer efectivo en esa demarcación. Lo que es obvio, no obstante, es que el joven vitoriano tiene ganada a día de hoy la carrera por la titularidad en el flanco derecho de la defensa.

La prioridad del club albiazul se encuentra ahora en asegurar el futuro de su producto estrella de Ibaia, y hacerlo además con un vínculo a largo plazo, ya que considera que es una inversión asumible y una apuesta segura por el espectacular nivel de juego que ha ofrecido Martín. Y es que no se trata solo de un jugador de instantes puntuales brillantes o de carreras espectaculares, sino de un carrilero equilibrado al que pocos han superado en el uno contra uno y que se ha prodigado en ataque con asiduidad.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos