Fútbol

El Alavés se mantiene inmune a la tormenta

El Alavés se mantiene inmune a la tormenta
D. A.

El equipo albiazul vuelve al trabajo en buena sintonía, una rareza entre sus rivales por la salvación

Iñigo Crespo
IÑIGO CRESPO

El regreso al trabajo del Alavés estuvo marcado ayer por la sensación de calma y alivio que aún perdura en el ambiente desde el vital triunfo sobre el Málaga en Mendizorroza. El conjunto albiazul volvió a las instalaciones de Ibaia después de una semana exacta de descanso con la vista puesta en el duelo de ida de los octavos de final de la Copa del Rey ante el Formentera (miércoles, 19.00 horas) y en el derbi frente al Athletic en San Mamés (domingo 7, a las 18.30). La primera sesión tras el parón navideño estuvo marcada por la buena sintonía entre los jugadores y, por supuesto, la recuperación completa de Ely y Laguardia, que se ejercitaron de nuevo con normalidad y podrían llegar a tiempo para disputar el primer choque de Liga del año 2018.

El Alavés se muestra así como una especie de oasis junto a sus adversarios directos en la lucha por la salvación. Los hinchas del Deportivo de La Coruña, recién incorporado a los puestos de descenso tras la última victoria albiazul, dirigen su mirada al palco desde hace años; Las Palmas, colista con solo once puntos, se encuentra en compás de espera tras la llegada de Paco Jémez a su banquillo. Pero la atmósfera del equipo grancanario, que volvió a los entrenamientos el miércoles, se mantiene enrarecida por la irregularidad de los jugadores, sobre todo a domicilio, y el fantasma de la indisciplina, de la que incluso el propio Jémez habló en su presentación. «No seré el detective ni el policía de nadie, porque los jugadores saben qué tienen que hacer dentro y fuera del campo. Deben hacer sacrificios en la vida privada y en la deportiva, pero si surge algún problema, lo solucionaremos», declaró el nuevo técnico.

Seguidores del Málaga piden explicaciones a Míchel.
Seguidores del Málaga piden explicaciones a Míchel. / Salvador Salas

El clima más inestable, sin embargo, se encuentra sin duda en el Málaga, el único club de los que figuran en posiciones de descenso que todavía no ha destituido al entrenador con el que arrancó la temporada. La hinchada del equipo de La Rosaleda, en este sentido, culpa de su situación sobre todo al jeque Al-Thani. En la vuelta a los entrenamientos, sin embargo, Míchel fue increpado por cerca de un centenar de hinchas, a los que dio explicaciones desde su coche a la salida de la sesión. La breve charla con el entrenador, sin embargo, no terminó de tranquilizar a los aficionados, que lo despidieron con cánticos de «Míchel, vete ya». Pero no fue esa la única consigna de protesta que pronunciaron los seguidores, en su mayoría menores de edad. Las demandas de dimisión al jeque fueron continuas al grito de «presidente corrupto».

El Alavés, que aún no ha anunciado si realizará un entrenamiento a puerta abierta en las próximas fechas, se ejercitará hoy a doble sesión, antes de recobrar el ritmo habitual a partir de mañana (11.00 horas en Ibaia).

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos