Copa del Rey

El Alavés se trabaja una sonrisa

Munir, que anotó dos de los tres goles, celebra el tanto marcado en el minuto 69./Rafa Gutiérrez
Munir, que anotó dos de los tres goles, celebra el tanto marcado en el minuto 69. / Rafa Gutiérrez

Munir y Bojan hacen la diferencia en un partido con el más que interesante estreno del lateral derecho del filial Martín

Fernando Ruiz de Esquide
FERNANDO RUIZ DE ESQUIDE

En una situación muy complicada el Alavés tiró este jueves de intensidad y precisión ofensiva para conseguir una cómoda clasificación para los octavos de final de la Copa del Rey. Después de tanta depresión liguera y al borde de un nuevo cambio de entrenador, la escuadra albiazul se trabajó una sonrisa. Con más deseo y más fútbol que un flojo Getafe, el conjunto este jueves dirigido por Cabello se apoyó en la ventaja inicial lograda a través de Munir en el minuto tres para sacudirse sus miedos y golpear en momentos precisos. Sobre todo en una trepidante primera mitad donde construyó la clasificación para sentenciar después antes de que el rival lograra siquiera amenazar.

3 Alavés

Sivera; Martín, Rodrigo Ely, Diéguez, Pedraza; Ibai (Enzo, min.73), Dani Torres, Medrán (Manu, min.66), Burgui; Burgui, Ibai; Munir (Santos, min.73) y Bojan.

0 Getafe

Martínez; Molinero, Juan Cala (Bruno, min.46), Gorosito, Antunes; Álvaro Jiménez, Sergio Mora, Mauro Arambarri (Dani Pacheco, min.59), Fajr; Portillo (Ángel, min.59) y Amath.

Goles
1-0, min. 3: Munir. 2-0, min.31: Bojan; 3-0, min.69: Munir.
Árbitro
González González (Comité Castellano-leonés). Mostró amarillas por los locales a Dani Torres (min. 13) y Bojan (min.79) y por los visitantes a Gorosito (min.42) y Portillo (min.44).
Incidencias
Partido de vuelta de los dieciseisavos de final de la Copa del Rey disputado en Mendizorroza ante 9.128 espectadores, hasta ahora la entrada más baja registrada en el estadio vitoriano en esta temporada. En el minuto 59, cuando Bordalás realizó dos cambios, la grada de polideportivo dedicó cánticos y aplausos al levantino, que logró el ascenso a Primera con el Alavés en la temporada 15-16.

El Alavés entró en realidad en un terreno idílico desde el comienzo, cuando ante un frágil Getafe enlazó la primera acción combinativa y Munir cerró la jugada con un remate preciso y seco junto al palo. En un contexto de alto voltaje la escuadra albiazul encontró cierta liberación desde ese momento. Sin demasiados problemas defensivos ante un rival menos agresivo de lo habitual y gracias a un ritmo de balón alto en las combinaciones que pocas veces había desarrolado.

Casi resuelto al descanso

Cabello había tirado de una alineación con menos modificaciones de las esperadas. En su tercer partido como técnico interino, se vio a última hora sin laterales por las lesiones de Vigaray y Duarte. Martín, del filial, ocupó finalmente la banda derecha para demostrar solidez y buenas condiciones ofensivas en un debut más que interesante. En la izquierda, Pedraza volvió por obligación al carril. En un Alavés más alegre por una cuestión de once. Con Medrán junto a Torres en el eje del equipo y cuatro hombres de vocación ofensiva por delante. Burgui e Ibai por las bandas con el dúo Bojan-Munir, que acabó por desequilibrar antes del descanso. El segundo tanto, después de una acción trenzada de calidad, supuso el primer tanto de la temporada para el delantero hispano-serbio. Un 2-0 en apenas media hora.

El Getafe, en realidad, nunca logró entrar en el partido. Bordalás colocó sobre el césped un extraño once sin delanteros de referencia y con Portillo y Amath, dos mediapuntas, en las labores ofensivas. Ninguno de ellos consiguió alterar un sistema defensivo albiazul que, ayudado por el notable trabajo físico de Torres y Medrán, realizó muy pocas concesiones. Ely, más centrado que en anteriores choques, volvio a ejercer de líder. En esta ocasión en una defensa de urgencia con los jóvenes Martín y Diéguez.

Sin apuros y tercer tanto

En estas condiciones y durante buena parte de la primera mitad, el Alavés adquirió ese equilibrio que tantas veces le ha faltado. Con bastante solidez general, buena colocación en las segundas jugadas y la salida de balón que tantas veces se ha echado de menos. Medrán movió al equipo con bastante criterio y la movilidad del duó Bojan-Munir siempre creó problemas. Menos protagonismo tuvieron los extremos Ibai y Burgui, aunque contribuyeron con trabajo a evitar rendijas defensivas.

El 2-0, que incluso pudo ser más amplio antes del descanso, reflejó la superioridad alavesista. Un resultado inesperado en un equipo albiazul que había anotado ocho goles en catorce partidos oficiales y este jueves anotó tres. Después de lograr lo más complicado , el conjunto de Cabello tampoco sufrió en exceso. Bordalás, consciente de la instrascendencia de su equipo, buscó la reacción con la entrada del exalbiazul Dani Pacheco, que debutaba esta temporada, y el delantero Ángel. Éste último amenazó en una internada y disparo ajustado, pero poco más.

Porque cuando el Getafe trataba de al menos inquietar a los albiazules, otra acción rápida acabó con cualquier duda. Una salida de Diéguez con toque de Pedraza y nuevo tanto de Munir. El delantero, otras veces sin fortuna ante la meta contraria, atinó este jueves con casi todo. Para que el choque transcurriera ya sin demasiadas alteraciones en el guión. Con la administración de minutos de Cabello, que tiró de Manu García para fortalecer el eje y después de Enzo y Santos, que apenas tuvieron opción de entrar mucho en juego. Era ya un partido cerrado, a la espera de la conclusión.

Para tranquilidad de los algo más de 9.000 espectadores que acudieron a Mendizorroza y vieron recompensado su esfuerzo. A la espera de una reacción en la Liga, el Alavés se cuela en los octavos de final de un torneo del que todavía es vigente sucampeón.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos