El Alavés, condenado a pagar más de medio millón neto a Pellegrino y sus ayudantes

Mauricio Pellegrino entrando en el Palacio de Justicia para asisitr al juicio en el que reclamó el pago de la prima de rendimiento al Alavés/Rafael Gutierrez
Mauricio Pellegrino entrando en el Palacio de Justicia para asisitr al juicio en el que reclamó el pago de la prima de rendimiento al Alavés / Rafael Gutierrez

El juzgado estima de forma «íntegra» la demanda de los cinco técnicos, que no cobraron los 100.000 euros de prima por el subcampeonato de la Copa del Rey y el club recurrirá

FERNANDO RUIZ DE ESQUIDE

El juzgado de lo social número 4 de Vitoria ha condenado al Alavés a abonar «la cantidad de 100.000 euros netos más el interés moratorio del 10%» a Mauricio Pellegrino, exentrenador albiazul, y a cada uno de sus ayudantes: David Rodríguez, Javier López Vallejo, Horacio Compagnucci y Xabier Tamarit. Es decir, una cantidad total superior al medio millón neto, que podría elevarse a cerca de un millón en términos brutos. La sentencia, a la que ha tenido acceso EL CORREO, considera que procede la «íntegra estimación de la demanda» presentada por el cuerpo técnico albiazul de la temporada 2016-2017, donde cada uno de ellos reclamaba el pago de 100.000 euros como prima por el subcampeonato de la Copa del Rey que el Alavés disputó ante el Barcelona. La cifra que sí cobraron los futbolistas, pero no el ahora entrenador del Leganés y sus entonces auxiliares en el conjunto vitoriano.

En el juicio celebrado el pasado 23 de mayo, las partes dejaron claras sus posturas. El Alavés explicó que negoció las primas con los capitanes y que en la última reunión que celebró el Consejo de Administración antes de la final de Copa del Vicente Calderón acordó las cantidades que recibirían los futbolistas. Recalcando que en el acta de esa reunión no se recogía en ningún momento premio alguno para los técnicos, con los que «ni siquiera» existieron conversaciones. De hecho, el club aseguró que entendería como «un enriquecimiento injusto» que Pellegrino, que ya recibió otros incentivos económicos por objetivos esa temporada, y sus asistentes cobrasen ese dinero extra. Los demandantes, por su parte, se aferraron a que en sus contratos existían cláusulas donde se incluía explícitamente su derecho a participar en las denominadas «primas colectivas».

Noticia relacionada

La juez ha dado validez plena a esta última interpretación. En concreto, apoyada en la cláusula séptima de esos contratos. La que explica que Pellegrino y sus ayudantes «pactan y convienen de mutuo acuerdo» que participarán «en la forma en que se acuerde, en las primas colectivas por consecución de objetivos que de manera discrecional pueda determinar el Consejo de Administración». En este sentido, la sentencia precisa que los 150.000 euros que el exentrenador cobró por la novena posición que consiguió el Alavés en la Liga es «una prima diferente» y no significa que «excluya la posibilidad de llegar a cobrar, si se dan los requisitos» otras como la que se ofreció por el subcampeonato de la Copa del Rey.

Aunque también se asegura en la sentencia que la cláusula séptima «no resulta todo lo clara que sería deseable», la juez recuerda que «quién redactó la misma fue el propio Alavés, no pudiéndose beneficiar» de esa posible ambigüedad en los términos expresados por escrito. Entiende, asimismo, que si Pellegrino y sus ayudantes no tuviesen derecho a cobrar, al igual que los jugadores, por el objetivo del subcampeonato de Copa «estaríamos ante una cláusula introducida en los contratos laborales carente de contenido obligacional, lo que no tiene ningún sentido».

El club recurrirá

La setencia también desmonta el argumento albiazul de que la «discrecionalidad» del Consejo de Administración a la hora de fijar los incentivos provocó que los técnicos se quedarán sin cobrar. La jueza admite que el órgano de dirección albiazul dispone de libertad para establecer los premios, pero recalca que «una vez que la prima colectiva se fijó, excluir a los actores de la misma, cuando en su contrato expresamente se prevé su participación en ella, supondría dejar al arbitrio del Alavés el cumplimiento del contrato».

Basada, entre otros, en estos fundamentos de derecho, la sentencia condena al Alavés «a abonar a cada uno de los actores la cantidad de 100.000 euros netos más el interés moratorio del 10%». Por la mitad de este dinero desde el 31 de julio de 2017 –fecha fijada para el primer pago de la prima– y para la segunda parte los intereses corren desde el 30 de agosto de 2017, cuando se debía realizar el segundo pago.

El Alavés dispone de cinco días hábiles desde la notificación de esta sentencia, que se ha producido hoy, para interponer recurso de súplica ante la sala de lo social del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco. La entidad albiazul ya ha anunciado que no está de acuerdo con la sentencia que, a su juicio, contradice «no solo lo que literalmente establecen los contratos, sino el hecho indiscutido que la prima que se solicita se aprobó exclusivamente para ser cobrada por las plantillas de jugadores. La discusión legal entre ambas partes continúa.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos