Fútbol

El Alavés cierra un acuerdo de gestión de tres años con el Sochaux francés

Aspecto de una parte de las gradas del campo donde el Sochaux disputa sus partidos oficiales./Sebastien Bozon
Aspecto de una parte de las gradas del campo donde el Sochaux disputa sus partidos oficiales. / Sebastien Bozon

El club albiazul asumirá las riendas económica y deportiva del club de Segunda División, que atraviesa graves problemas financieros

FERNANDO RUIZ DE ESQUIDE

El Alavés ha cerrado un acuerdo de gestión por un plazo de tres años con el Sochaux de la Segunda División francesa. La entidad albiazul, según ha podido confirmar EL CORREO, tomará las riendas económicas y deportivas de un club que atraviesa graves problemas financieros, aunque la operación no supone la compra de las acciones del equipo galo. Eso sí, a cambio de manejar el equipo del norte de Francia, la escuadra vitoriana podría asumir una parte de la deuda que arrastra su nuevo socio.

El club vitoriano, como adelantó este periódico el pasado verano, había puesto su meta en desembarcar en la competición francesa, con el objetivo de aumentar sus posibilidades en ese mercado. Las primeras conversaciones entre ambas partes datan de hace al menos diez meses. La semana pasada, el diario deportivo francés L'Equipe desveló que representantes de la directiva alavesista habían visitado ya las instalaciones del equipo. Todo ello junto a Tony Liu, el apoderado de la filial del grupo chino Tech Pro que se hizo con la propiedad del Sochaux en 2015. En un momento crítico, cuando la empresa automovilista Peugeot, vinculada al club desde su creación en 1928, vendió su capital.

El Alavés ha dado ahora un paso más en su proceso de «internacionalización», que comenzó hace ya casi un año. En mayo de 2017, la entidad albiazul anunció el acuerdo con el NK Rudes de la Primera División croata. Un pacto sellado por el presidente del conjunto balcánico y Haritz Querejeta, gerente del Grupo Baskonia-Alavés. Desde entonces, el club vitoriano ha enviado numerosos jugadores y técnicos, el último José Manuel Aira, a la escuadra que lucha en las últimas jornadas por salvar la categoría. Unos meses más tarde, en enero de 2018, el equipo vitoriano también hizo público un acuerdo con el JS Hercules finlandés, al que recientemente ha reforzado con seis jugadores. En este caso, el club apuntó que el objetivo era ampliar la red de captación de futbolistas por Europa.

Un salto cualitativo

Ahora, el pacto con el Sochaux francés supone un claro salto cualitativo en las aspiraciones del Alavés. Porque se trata del fútbol francés, mucho más competitivo que el croata o el finlandés, y también productivo en cuanto a la formación de jugadores de alto nivel. El Alavés controlará un club histórico y con mucha tradición de cantera, ahora en un momento complicado, sobre todo, tras la salida de la empresa Peugeot de su accionariado y el descenso de categoría en 2014.

El presidente de la escuadra gala, Wing Sang Li, explicó hace apenas unos días que no había cerrado ninguna operación, pero se encontraba «abierto a cualquier discusión» y había recibido propuestas de «Turquía, Estados Unidos, España, Hong Kong y muchos otros sitios» para tomar el control del club. También planteaba un precio de salida de siete millones de euros. Sin embargo, el pacto con el Alavés no incluye la compra del Sochaux.

Un club que cuenta con dos títulos de Liga y alzó la Copa de Francia de 2007, pero que desde 2014 lleva instalado en la Segunda División. También con advertencias de la Liga por problemas con los pagos. Un Sochaux del que han salido en los últimos años futbolistas importantes como Cedric Bakambú (ex del Villarreal y que recaló en el fútbol chino en enero), Mathieu (Sporting de Portugal) o Boudebouz (Betis). Ahora, el equipo francés ocupa la novena posición de la Segunda División francesa, con 52 puntos en 34 partidos.

El Alavés deja claro con esta operación que, más allá de su permanencia en la Primera División, sus ambiciones deportivas van mucho más allá.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos