Fútbol

El Alavés cambiará la iluminación en Mendizorroza para cumplir con la LFP

Imagen de parte de la iluminación del campo albiazul durante los prolegómenos del partido ante el Deportivo de la Coruña.
Imagen de parte de la iluminación del campo albiazul durante los prolegómenos del partido ante el Deportivo de la Coruña. / Igor Aizpuru

Ya han comenzado los trabajos, que incluyen también la colocación de un generador para cubrir fallos del suministro eléctrico

FERNANDO RUIZ DE ESQUIDE

Aunque el Alavés y Mendizorroza vivieron su transformación más llamativa el pasado verano después del ascenso albiazul a la Primera División, la entidad vitoriana continúa ahora con los trabajos para adaptarse a las exigencias de la Liga de Fútbol Profesional (LFP). En concreto, debe de cambiar por completo la iluminación del estadio del paseo de Cervantes y cumplir así con la normativa de la patronal de los clubes. Unas normas establecidas para la correcta retransmisión televisiva de los partidos.

Los datos

Obras este verano.
Tras la moratoria recibida por la LFP la pasada campaña, el Alavés debe cambiar por completo la iluminación del campo y ajustarse a lo exigido por la patronal de los clubes. También debe instalar un grupo electrógeno para cubrir posibles fallos en el suministro eléctrico.
Año anterior.
Mendizorroza ya fue retocado en vestuarios, banquillos y gradas, además de la colocación de los videomarcadores.

El pasado verano, como equipo recién ascendido, el Alavés dispuso de una moratoria de una temporada para amoldarse a los parámetros de la LFP en cuanto a iluminación. Pero todo deberá estar a punto para el primer choque liguero en Vitoria, que si se cumple el deseo albiazul tras solicitar disputar el duelo inicial a domicilio, llegará en el fin de semana del 26 y 27 de agosto.

El Alavés ha arrancado con los trabajos y los nuevos focos se apilan ya en los bajos del campo de Mendizorroza para su instalación durante los próximos días. Una gran cantidad de ellos se ubicarán en las cubiertas de las gradas para adaptarse a la normativa que pide, entre otros aspectos, uniformidad sobre la potencia requerida. Es decir, que la luz se distribuya por igual sobre todo el césped, algo que no ocurría hasta el momento, con parcelas más iluminadas y otras que quedaban con algunas sombras.

Cerca de un millón

Esta importante modificación supondrá un desembolso de cerca de un millón de euros para el club albiazul, que, asimismo, está obligado a ubicar en el campo un grupo electrógeno para cubrir posibles fallos del suministro eléctrico durante la disputa de los partidos. En definitiva, prevenir cualquier contingencia y garantizar que un apagón no provoque un parón importante durante un encuentro.

El Alavés cumplirá con todos los requisitos exigidos y concluirá así una adaptación que comenzó hace doce meses. En aquel momento, el club vitoriano ya realizó un importante lavado de cara a la instalación municipal. En primer lugar, con el cambio de la hierba que había albergado partidos del conjunto vitoriano durante las anteriores 18 temporadas. Los cambios llegaron después hasta vestuarios, banquillos, palcos, sala de prensa, gradas -con pintura azul y blanca para los asientos- y la colocación de nuevos videomarcadores.

Otra cuestión son los problemas estructurales, como las goteras en la tribuna Principal o las columnas que impiden la correcta visión en determinados sectores del campo. El Alavés, en cualquier caso, ya lanzó durante la pasada temporada su idea de remodelar el estadio vitoriano. Con el objetivo de que el nuevo Mendizorroza pueda inaugurarse alrededor de 2021, el año del centenario albiazul.

Fotos

Vídeos