Copa del Rey

Abelardo: «El gol del empate nos mató en el apartado anímico»

Abelardo se dirige a sus jugadores durante un momento del partido de Copa ante el Valencia./Juan Carlos Cárdenas
Abelardo se dirige a sus jugadores durante un momento del partido de Copa ante el Valencia. / Juan Carlos Cárdenas

El técnico albiazul, «orgulloso» con el papel del Alavés en un combate de altura, califica el primer tiempo de «sobresaliente» y celebra seguir en pie

Iñigo Crespo
IÑIGO CRESPO

La segunda unidad de Abelardo respondió con creces al exigente duelo que se le presentaba. Los jugadores menos habituales superaron casi todas las pruebas que les puso el Valencia, que buscó un resultado definitivo con su once de gala. Pero el Alavés se sobrepuso a la adversidad ambiental de un Mestalla que intuye de nuevo a un equipo ganador; al mayor ritmo de competición que tenían los ches y a una plantilla diseñada para regresar a Europa. El técnico asturiano, como no podía ser de otra forma, abandonó el estadio «orgulloso» por el papel de sus hombres a pesar de la mínima desventaja que arrastrarán para el duelo de vuelta.

«Hemos hecho un primer tiempo sobresaliente, con tres ocasiones de gol muy claras. Hemos controlado las transiciones ofensivas tan rápidas que tienen», aseguró Abelardo, quien reconoció un lógico bajón moral tras el gol del empate. El conjunto albiazul pareció acusar más el cansancio desde ese instante, pero al menos logró que todo lo que levantó durante 70 minutos no se derrumbase en 20. «Nos ha matado anímicamente el empate, pero nos vamos con un resultado que nos permite seguir vivos en Copa», afirmó.

El gol de Sobrino, de gran valor al conseguirse en campo contrario, mantiene las opciones de clasificación casi intactas para el duelo de vuelta, tal y como reconoció el propio Abelardo. «Ahora tenemos la eliminatoria un poco desfavorable, pero muy poco. Creo que está en un 60%-40%», subrayó el entrenador albiazul, quien ensalzó el rendimiento y la actitud de los hombres que componen su unidad de reserva. «Me lo ponen muy difícil. No hay un solo jugador que no esté subido al barco», declaró el preparador asturiano, quien disculpó a Sivera en la desafortunada jugada del empate.

Aberlardo, no obstante, reconoció que la segunda amarilla a Ádrián Diéguez en el minuto 77 fue clave para que el Valencia iniciara un asedio en la recta final. «La expulsión nos ha descolocado un poco. Hemos tenido que situar a Pedraza atrás, tirar a Sobrino a la banda izquierda...», concluyó el entrenador del conjunto vitoriano.

Marcelino García Toral, por su lado, realizó una profunda autocrítica sobre su planteamiento para el partido y en la motivación de sus hombres. «El responsable soy yo, porque no he sabido convencer a los jugadores de la importancia del encuentro y de la capacidad del rival. Lo he intentado, pero no lo he conseguido. Hemos jugado un primer tiempo muy por debajo de nuestras posibilidades», manifestó el entrenador del Valencia, aunque ensalzó el gran trabajo colectivo del equipo albiazul. «Nos contrarrestó perfectamente y tuvo muchísimo mérito. Desde que nos tocó el Alavés en el sorteo, a pesar de mis esfuerzos, pensábamos todos que estábamos en semifinales y los partidos hay que jugarlos», aseguró Marcelino.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos